La búsqueda de la excelencia, requisito del éxito


Alcanzar la excelencia exige un gran compromiso y no poca planificación. Como todos sabéis, realizar un trabajo correcto es relativamente sencillo. Basta con aplicarse y comprometer el tiempo y conocimientos necesarios. Pero hacer un trabajo perfecto resulta mucho más difícil. Cuando estudiábamos, sabíamos que un notable no era complicado de obtener siempre que invirtiéramos un  cierto tiempo y esfuerzo. Sin embargo, para alcanzar el sobresaliente había que realizar un esfuerzo mucho mayor.

Me gusta comunicar a mis colaboradores que no nos pagan solo para sacar el trabajo adelante, sino para hacerlo extraordinariamente bien. Al menos, en el plano de los objetivos ésta es la meta que intentamos fijarnos como equipo.

Para conseguirlo, es necesario visualizar el mejor resultado posible de nuestro trabajo. Se trata de un punto de partida idealizado pero consigue cambiar por completo la perspectiva de la tarea. Por ejemplo, si tenemos que presentar un proyecto a un comité, nuestro objetivo es que los asistentes salgan entusiasmados, motivados, activos, casi ovacionándonos tras la intervención. Lo mismo, cuando tenemos que lanzar un nuevo producto, presentar una mejora a un cliente, etc. ¿Qué debemos hacer para conseguirlo? Esta es la pregunta clave y de su respuesta dependerá el éxito de nuestro trabajo.

Planteáoslo del siguiente modo: ¿Qué esperan vuestros interlocutores de vuestra actuación? Y una vez respondida esta pregunta, haceos la siguiente: ¿Cómo podéis superar sus expectativas? Probablemente, con este foco evitaréis muchas tareas inútiles y os centraréis en la consecución positiva del resultado.

En un entorno altamente competitivo y con el tiempo y los recursos limitados, la visualización de la excelencia constituye el verdadero motor de nuestra actividad por lo que no debemos tardar en abrazarlo y propulsarlo. 


Artículos relacionados
El pionero es el líder y los demás, sus seguidores
Una perla para la gestión: "los problemas pequeños me parecen grandes"
Al tonto, no le motivéis



Imagen|Roebot

No hay comentarios: