10 Consejos para impartir Charlas Excelentes

ponente

Las charlas profesionales que realizamos ante nuestros clientes activos o potenciales o incluso, ante públicos que nada tienen que ver con nuestro sector  pueden tener diversos objetivos pero todos ellos se resumen en uno: vender. Así, pueden servir para vender un producto, un proyecto, la compañía o incluso, nuestras propias ideas y posiciones. Dependiendo de cómo las preparemos la repercusión que consigamos entre nuestro público y el éxito de nuestras ventas será uno u otro. 

La pregunta que a menudo nos plantamos es ¿por qué cuando asistimos a un evento hay presentaciones que nos aburren soberanamente y otras, que sin embargo, nos convencen hasta el punto de conseguir emocionarnos? ¿Cuál es el truco para provocar esta reacción positiva? Veámoslo a continuación.

Cómo hacer presentaciones excelentes


Vamos a ver a continuación algunas sencillas técnicas que utilizan los gurús para hacer presentaciones que mantienen a la audiencia totalmente absorta y entusiasmada con su intervención y que tú también puedes utilizar. Son las siguientes.

1. Comenzar con una caso real o vivencia personal que capte la atención del público e hilvanarla con el núcleo central de la presentación.

2. En su lugar, utilizar una frase, dato o cita impactante del sector o de la sociedad en general que consiga intrigar y descolocar a los asistentes.

3. Ir de lo general a lo particular. Comenzar con informaciones económicas o políticas aplicables a todo el país o a al conjunto del sector para ir descendiendo a datos relevantes para la empresa o la actividad desarrollada por nuestros interlocutores.

4. Ir de lo teórico a lo práctico. Comenzar con citas de expertos o reflexiones particulares y seguir con sus aplicaciones en la vida real.

5. Ir de lo conocido a lo nuevo. Ilustrar la presentación con productos existentes y bien conocidos en el mercado y evolucionar hacia otros que presenten nuevas funcionalidades, nuevas aplicaciones, nuevos diseños,  incluso, cambios en la técnica que puedan llegara a aprovechar los asistentes.

6. Utilizar el ejemplo y la demostración. La demostración es lo que da  veracidad a nuestras presentaciones aquello que los oyentes recordarán con mayor facilidad. Para ello, es importante utilizar vídeos de la vida real, ya sea internos, ya profesionales o ilustrativos, tomados de las redes o de portales genéricos relacionados con nuestro sector. Los testimoniales de nuestros mejores clientes también constituyen un ejemplo del buen funcionamiento de nuestro producto o servicio y de los beneficios que puede reportar a nuestra audiencia.

7. Resultar divertido. Además de aprender y de extraer ideas para sus negocios lo que realmente desea la audiencia durante una charla es pasar un buen rato. Para conseguirlo puedes revelar casos singulares o curiosos o contar anécdotas personales o de la empresa en clave de humor que además suelen aportar frescura y veracidad al discurso. Además, su inserción en la charla supone un descanso para los oyentes en su proceso de recepción de datos y argumentos técnicos que en un momento dado pueden llegar a resultar tediosos.

8. Otro consejo clave consiste en dejar para el último tramo de la charla una revelación importante. La impresión final es la que el cliente se llevará a su casa por lo que si tenemos algo bueno que presentar, hay que dejarlo para el último tramo de la charla. Tal es el caso de un nuevo lanzamiento, una innovación tecnológica, una importante inversión en fábrica, una bajada de precios o cualquier otro punto que pueda llegar a cautivar nuestro interlocutor

9. En la fase final de la charla, es importante realizar un resumen de los puntos más importantes que se han tratado en la misma y, sobre todo, dar las razones por las que tienen que comprar nuestros productos o utilizar nuestros servicios. De esta manera, provocamos que el interlocutor retenga los puntos que consideramos más importantes y que tenemos interés en que recuerde.

10. Y, por último, un truco de verdadero gurú. Si uno quiere realmente triunfar en una conferencia y salir aclamado y con las mejores valoraciones, tiene que poner el broche contando una experiencia personal e íntima. Las historias familiares o afectivas cargadas de emoción convenientemente ilustradas con fotografías o vídeos consiguen conmover al público más circunspecto y hacerle conectar afectivamente con el ponente creando un momento cumbre en la charla que no olvidarán fácilmente.

Una presentación nos brinda una oportunidad de venta única que no debemos desaprovechar. De su correcta planificación, diseño y ejecución depende el aprovechar esa oportunidad y sacarle la máxima rentabilidad.

    Artículos relacionados

    Usad Presentaciones Zen también en la empresa
    ¿Por qué algunos Vendedores siempre caen bien?
    Convenciones de Ventas: una importante ocasión para Motivar
    ¿Somos interesantes ante nuestro público?


      Imagen|World Camp San Diego

      No hay comentarios: