Boletín de Empresa: una forma barata de motivar

chica leyendo boletín

La comunicación interna es un factor motivador de primer orden al permitir que los colaboradores se sientan partícipes del proyecto global de su empresa y conozcan su desarrollo y a las personas que luchan por el mismo. En las grandes organizaciones es difícil mantenerse informado de lo que sucede en otras áreas o departamentos. Tampoco es fácil para los trabajadores acceder a un conocimiento siquiera rudimentario de la estrategia de la compañía y de los retos inmediatos que pretende acometer. Ello produce desmotivación y ausencia de compromiso lo que repercute negativamente en el rendimiento. Por eso, es importante procurar su divulgación extensiva por todos los medios a su alcance.

Uno de los más habituales y sencillos de elaborar es el llamado boletín o revista de empresa que se publica de forma periódica por el departamento de comunicación.


Tipos de boletines



Desde el punto de vista de su difusión, los boletines pueden ser de dos tipos:
  • Boletines internos. Están pensados para su distribución tan solo a los miembros de la compañía y tienen como objetivo primordial, su motivación a través de la comunicación de información de su interés. Es más íntimo que otros tipos lo que permite una rápida identificación de los trabajadores con el mismo.

  • Boletines externos. Su enfoque abarca no solo a los colaboradores de la empresa sino también a sus clientes, combinando una función motivadora con otra promocional o divulgativa de las ventajas de la organización. Los boletines se envían a todos los clientes o, al menos, a los más importantes, sirviendo de vehículo de transmisión de noticias corporativas.

Desde el punto de vista  de su formato, pueden ser:
  • Boletines electrónicos. Son publicaciones editadas en formato electrónico que se remiten a todos los colaboradores por e-mail. Tienen la ventaja de que llegan con facilidad a los empleados a través de su bandeja de entrada y de que se pueden almacenar sin ocupar espacio en cajones o reviseros. Sin embargo, su formato semejante a otras comunicaciones banales, les resta categoría frente a los soportes físicos.

  • Boletines físicos. Impresos en papel de periódico o de revista, constituye un formato tradicional que le otorga mayor prestigio que el anterior. Además, se puede enviar en un sobre corporativo con lemas de marca y destacar la portada como parte central de la publicación. Por todo ello, son los más apropiados para enviar a clientes y a otros intorlocutores de la empresa.


Claves del éxito de un boletín



Para que un boletín sea apreciado y leído por los trabajadores es imprescindible que se sientan atendidos y reflejados en el mismo. Una de las mejores maneras de saberse involucrado es participar activamente en su elaboración. Por ello, es conveniente que cada departamento tenga un hueco en el boletín de forma rotatoria y que se invite a los protagonistas a compartir su trabajo con los lectores. Los que no se atrevan a escribir o no tengan materia para ello, pueden participar con aportaciones más sencillas como fotografías de su entorno de trabajo.

El boletín también debe ser espejo de los actos colectivos en que participan los colaboradores como repartos de premios, concursos infantiles, convenciones, cursos de formación, etc. de tal forma que su ilusión y esfuerzo se vea de algún modo reflejado entre sus páginas.


También te puede interesar

Ventajas de escribir una Newsletter on line
Ventajas de optar a premios de empresa
¿Para qué sirve un portal corporativo?
Imagen de empresa: para qué sirve el storytelling




Imagen| moriza

No hay comentarios: