¿Por qué Desaparecen los Hipermercados?

lineales de un hipermercado


Entre las distintas fórmulas de distribución alimentaria, el hipermercado llegó a ser el líder indiscutible en las décadas de los 70 y los 80. Las grandes superficies situadas a las afueras de las ciudades con productos de alimentación, textil y otras secciones atraían cada fin de semana a familias enteras con sus precios de derribo. Treinta años más tarde, esa fórmula parece estar llegando a su fin.

El grupo Carrefour, líder indiscutible del gran formato en Europa durante muchos años, ha entrado en pérdidas en España, mientras que Alcampo ha tenido que iniciar recortes de empleo. Sin embargo, Mercadona, líder de distribución alimentaria en España y especializado en supermercados de proximidad, ha aumentado sus beneficios un 46% en 2010.

El lento declive del hipermercado


Lo cierto es que en las últimas décadas se aprecia un lento pero continuado declive del hipermercado en favor del supermercado urbano. Enseñas como Mercadona o Dia han experimentado un consistente crecimiento mientras que las grandes cadenas de hipermercados intentan adaptarse a la demanda abriendo formatos de mediana superficie.

¿Por qué ha sucedido esto? En primer lugar por la progresiva reducción del tamaño medio de las familias. Según manifiesta el Instituto Nacional de Estadística de España, en la actualidad el número de familias de menos de cuatro miembros se sitúa en el 71% mientras que el número de hogares unipersonales, es decir, habitados por una sola persona, asciende al 18%. Es lógico suponer que las cifras son extrapolables al resto de países desarrollados. Bajo esta perspectiva, es fácil comprender que ninguna pequeña familia va a desplazarse en coche hasta las afueras de la ciudad para realizar la compra semanal.

En segundo lugar, no se entiende que una familia se traslade a un hipermercado para realizar la compra si éste no cuenta con oferta de ocio en su entorno suficientemente atractiva como para pasar la jornada. Algunas grandes superficies se encuentran realmente integradas en centros comerciales, pero otras siguen estando aisladas o como mucho, rodeadas de otras superficies especializadas.

Otras razones consistentes




carteles colgantes

Otras razones que se suman a las meramente demográficas para explicar la disminución de personas que acuden al hípermercado son las siguientes:


  • las grandes dimensiones y altos techos de las tiendas dan sensación de impersonalidad al parecer más un hangar o almacén que un establecimiento comercial. Los supermercados con sus pequeños pasillos y techos bajos decorados resultan mucho más acogedores para el público

  • su oferta de productos no alimentarios ha dejado de tener atractivo para los consumidores. Cuando proliferan exitosas superficies especializadas en donde poder elegir entre cientos de productos del mismo sector, es difícil convencer al consumidor de que compre su ropa, electrodomésticos o  material informático en un hipermercado. Muchas de estas grandes tiendas - Decathlon, MediaMarkt, Zara - se ubican además en el mismo centro comercial, por lo que no cuesta ningún esfuerzo visitarlas

  • la estética de las grandes superficies no ha sufrido modificación en treina años. Sigue consistiendo en grandes espacios blancos sin apenas diferenciación por secciones. De igual modo, las góndolas son prácticamente iguales, sin ninguna personalización por producto. Finalmente, los carteles colgantes y los marcadores de suelo que los decoran no tienen utilidad alguna pues ningún consumidor se para a leerlos

  • por último, las restricciones legislativas a las prácticas de ventas a pérdidas (ventas a precios inferiores al coste del producto), tan comunes en los albores de los hipermercados han limitado uno de los mayores atractivos de las grandes superficies: sus bajos precios. En la actualidad, las grandes cadenas de supermercados son capaces de igualar e, incluso, de reducir el ajustado nivel de precios de los hipermercados

En fin, ante esta perspectiva a los hipermercados solo les quedan dos posibles salidas: reinventar su fórmula comercial como ya está haciendo Carrefour con Carrefour Planet o adaptarse a los pequeños formatos. Y es que ¡si no puedes con ellos, únete a ellos!



Artículos relacionados

El triunfo de la marca blanca o el peligroso poder de la imitación
Puesta Rápida en el Linea: un chollo para la distribución
¿Por qué no es excitante comprar en un supermercado?
Los supermercados son de hombres y las tiendas, de mujeres



    Imagen| whologwhy |udokkamah

    No hay comentarios: