E-mailing: la forma más barata de promocionar



Entre los diversos medios existentes para transmitir información desde la empresa, uno de ellos destaca por su economía y versatilidad: el e-mailing. El e-mailing consiste en un correo electrónico que se distribuye a los clientes conteniendo información profesional o mensajes publicitarios. Muchos los habéis recibido procedentes de proveedores, publicaciones u otros remitentes espontáneos sin aparente relación con vosotros. Su utilidad es variada: puede servir para dar a conocer un producto, invitar a un evento o simplemente para transmitir noticias de la compañía.

Entre las ventajas de este sencillo medio de comunicación destacan:


Ventajas del e-mailing

  • es muy barato, ya que puede confeccionarse internamente sin coste alguno

  • es fácil de realizar. En su versión más simple basta con redactar el texto o pegar una imagen en el cuerpo del e-mail

  • es fácil de segmentar, pudiendo adaptar los mensajes a grupos de correo con intereses diferentes

  • es rápido, pues todos sus destinatarios lo reciben apenas ha sido enviado

  • es cómodo y fácil de leer pues llega directamente a la bandeja de entrada del correo

Destinatarios del e-mailing

Los principales destinatarios del correo promocional son los clientes activos y potenciales de la compañía. Para contactarlos, es necesario contar con una buena base de datos actualizada y enviarlo tan solo a la persona verdaderamente interesada en él. Es decir, si promocionamos un producto su destinatario natural debe ser el comprador, no su secretaria o la recepcionista de la empresa.


Otro público interesante y a menudo descuidado por la mayoría son los clientes internos. Promocionar nuestros artículos o distribuir información entre los miembros de nuestra empresa no se ha considerado importante por parte de los directivos. Sin embargo, nuestros compañeros y colegas constituyen los primeros vendedores de la empresa y por tanto, los principales interesados en conocerla. La comunicación además constituye un factor de motivación de primer orden al hacerles sentir parte integrante de la misma. A la hora de emitir un e-mailing interno no debemos escatimar esfuerzos y diseñarlo con tanto esmero como si fuera para clientes externos.


Objetivos del e-mailing

Entre los objetivos habituales de un e-mailing figuran:


  • para clientes habituales, fidelizarlos a través de la propuesta de nuevos artículos o promociones o la divulgación de hitos relevantes que prestigien la compañía: adquisición de nueva tecnología o maquinaria, eventos celebrados, galardones obtenidos, etc.

  • para clientes potenciales, captarlos a través de la oferta de productos que posean ventajas competitivas destacables

  • para clientes internos, generar orgullo y fidelidad a la compañía a través de la divulgación de sus virtudes y características diferenciales.
Otros e-mailings pueden consistir en invitaciones a ferias, cursos o foros patrocinados por la empresa en cuyo caso, el objetivo último sería conseguir el mayor número de inscripciones.


Algunos consejos prácticos

Para que el correo sea bienvenido por el cliente y no acabe en la carpeta de eliminados, es conveniente seguir los siguientes consejos:


  • el mensaje debe estar presidido por un titular o una imagen atractiva que capte inmediatamente la atención del receptor

  • no debe incluir más que una página para hacerlo legible al destinatario sin tener que desplazar el scroll

  • es importante incluir los datos de contacto para que el cliente se comunique con la empresa en caso de estar interesado

  • evidentemente, las direcciones de los destinatarios deben estar en copia oculta para no revelar al resto nuestra lista de distribución

  • la más importante: solo deben enviarse a personas potencialmente interesadas en la materia del correo. De modo contrario, generaremos hastío entre los destinatarios que se volvería rápidamente en nuestra contra. No hay nada más desagradable que recibir continuos spams de compañías que ni conocemos ni nos importan
En cuanto tengamos contenidos relevantes para nuestros clientes, no hay que escatimar esfuerzos para divulgarlos de manera elegante y eficaz. Pensad que los primeros interesados y principales favorecidos de su recepción son aquellos que tienen la facultad de adquirir nuestros productos o servicios.


Artículos relacionados

¿Cómo redactar e-mails atractivos?
Cómo usan las empresas las redes de forma rentable
5 formas tradicionales pero efectivas de conectar con el cliente
¿Cuándo debemos hacer una promoción de producto?


No hay comentarios: