Formación a nuevas incorporaciones ¡bienvenidos a casa!

Formación nuevas incorporaciones


Cuando un nuevo empleado se incorpora a la empresa, se hace necesario que tome contacto con la compañía a través de un curso de inmersión. Los nuevos colaboradores requieren un periodo de adaptación a las características de su nueva compañía y el curso de formación facilita que esta adecuación sea un proceso suave y progresivo. Este aspecto cobra especial importancia si los contratados tienen que asumir puestos de responsabilidad. El curso habrá que planificarlo entonces con especial esmero.


Materias del curso

El curso inicial sirve a varios propósitos entre los que se encuentran:


  • Comunicación de la historia, origen y evolución de la compañía para una mejor comprensión del esfuerzo realizado por la empresa desde su fundación hasta nuestros días.

  • Comprensión de la cultura, misión, visión y principales objetivos de la compañía. De esta manera, podrán imbuirse del espíritu de la empresa y evitar futuros malentendidos derivados de un comportamiento incorrecto.

  • Conocimiento de los productos o servicios que comercializa la empresa así como sus principales ventajas competitivas. No hay que olvidar que todos los empleados son de un modo u otro promotores o compradores de los fabricados de la empresa.

  • Entendimiento de los procesos logísticos y productivos de la empresa, a ser posible, visitando las instalaciones fabriles en pleno periodo de producción. De este modo, se transmite la importancia de la cadena de valor de la compañía para generar beneficios con sus productos.

  • Explicación de los principales proyectos en que se haya inmersa la compañía para expansionarse, mejorar su competitividad, incrementar sus ventas o mejorar sus beneficios. Su objetivo es involucrar desde el primer momento a los nuevos incorporados en proyectos que requieren del entusiasmo e implicación de todos sus participantes.

  • Entrar en contacto con directivos o técnicos de la compañía a los que de otra manera, sería difícil acceder. Así, se provoca el conocimiento de los líderes de la empresa lo que supone un importante factor motivacional y de orgullo para los recién llegados.

  • Conocer a compañeros de diferentes áreas o departamentos que se encuentran en situación similar. El contacto humano con otros colegas modera el nerviosismo y el miedo inicial y propicia una entrada suave y confiada en la compañía. 


La mejor forma de hacerlo

La actividad formativa de la compañía puede ser subcontratada a empresas especializadas de acuerdo a los objetivos de cada curso. Sin embargo, en este caso, lo ideal es que lo impartan los propios directivos y jefes de departamento de cada una de las áreas a estudiar. Así, los alumnos se sienten deslumbrados y arropados desde el primer momento, generando energía y fidelidad a una compañía a la que acaban de conocer. También merece la pena que visiten uno de los centros o fábricas más importantes del grupo conociendo de primera mano las mejores prácticas explicadas por sus mayores especialistas.

Es conveniente que el primer curso no se imparta en el mismo centro al que estarán asignados sino que tengan oportunidad de viajar y visitar otras instalaciones tomando así puntos de referencia que les sirvan en su trabajo futuro. Si el grupo es multinacional, no hay que tener reparos en mandar a los nuevos incorporados a la central aunque se encuentre en el extranjero. Allí pueden visitar el edificio corporativo, el laboratorio central o la fábrica más moderna compartiendo momentos con personas de otras nacionalidades.


Duración

La duración dependerá del nivel profesional del empleado pudiendo prolongarse de unos pocos días a varios meses y debe producirse, a ser posible, nada más incorporarse para evitar la asunción de vicios. En cualquier caso, tiene que ser lo suficientemente largo como para que aprenda los puntos básicos de las principales áreas de la empresa.


Conclusión

Contratar personas formadas y motivadas constituye una importante inversión en capital humano y la principal misión de la compañía consiste en retenerlas e integrarlas desde el primer momento. Ahí el curso de inmersión juega un papel capital al conseguir comprometer su voluntad desde los primeros meses de actividad.



Artículos relacionados

No hay comentarios: