¿Se pueden hacer Entrevistas de Trabajo por teléfono?


Algunas compañías multinacionales se están sirviendo de los más modernos medios telemáticos para contratar a sus efectivos. Así consiguen evitar desplazamientos innecesarios tanto del aspirante como del contratante y agilizar el ritmo de las entrevistas.

Por ejemplo, muchas empresas han recurrido a Skype para tomar un primer contacto con sus aplicantes, pudiendo así verlos incluso cuando residen en el extranjero. Por supuesto, se utiliza tan solo en las primeras fases del proceso ya que para las últimas se prefiere mantener entrevistas presenciales.

Yendo más allá en la agilidad que proporcionan las telecomunicaciones, me atrevo a preguntar ¿sería posible hacer selecciones de personal efectivas por teléfono? Reflexionemos sobre este punto.


Ventajas del uso del teléfono para hacer entrevistas

Entre las ventajas de entrevistar a los candidatos por teléfono figuran:


  • Se trata de un medio rápido y accesible que la mayoría de la personas tienen a mano. Por consiguiente, se puede hacer la entrevista en cualquier momento, sin tener que postergar la cita a otra hora conveniente para los dos

  • Se puede explotar el factor sorpresa, realizando la entrevista ya en la primera llamada. De este modo, no se da tiempo al candidato para que prepare las respuestas obligándole a contestar con prontitud y espontaneidad

  • Como en los casos anteriores, se evita que el aspirante se desplace, a veces, largas distancias, concluyendo el proceso de una manera fácil y económica

Algunas dudas

Muchos opondrán a esta técnica que en las entrevistas es primordial ver al candidato para estudiar sus reacciones pero para sacar conclusiones correctas, deberíamos ser expertos sicólogos y muchos de los entrevistadores apenas tenemos nociones de esta ciencia. Además, los nervios del primer contacto evitan que el candidato se muestre con total naturalidad.

Atendiendo a los objetivos de una entrevista, podemos encontrar algunos argumentos a favor del teléfono:


  • Por teléfono, se puede conocer el grado de conocimientos del candidato al igual que en una entrevista presencial, eso bien entendido, siempre que no le demos tiempo para conectarse a una enciclopedia electrónica o rodearse de expertos

  • De su rapidez de respuesta, podemos inferir su certidumbre y seguridad sobre las materias profesionales que le planteemos

  • La firmeza y aplomo de su voz nos darán noticia de la seguridad en sí mismo y, en sentido contrario, sus pausas y titubeos, de sus dudas y carencias sobre determinadas materias de la entrevista

  • Como en una entrevista presencial, la amplitud y perspicacia de sus preguntas nos darán a entender su grado de inteligencia, interés por el puesto de trabajo y los aspectos que más le agradan o inquietan de la compañía

  • Incluso a través del teléfono, es posible detectar la actitud del interlocutor: si es agresivo o reservado, dulce o autoritario e incluso, si se expresa con seriedad o sonriendo. ¿O no lo hacemos intuitivamente cada vez que hablamos con alguien por teléfono? Es verdad que puede tratarse de un rasgo pasajero movido por los nervios pero ello también puede ocurrir en una entrevista presencial

En definitiva, no creo que una entrevista telefónica difiera tanto de otra que pudiéramos realizar en persona, permitiéndonos alcanzar los mismos objetivos aunque, eso sí, invirtiendo un coste y un esfuerzo mucho menor. ¿Alguno de vosotros ya lo ha probado?


También te puede interesar

Principales errores que debes evitar en tu Curriculum
Por qué no funcionan los departamentos de Recursos Humanos
Cómo despedirse de la empresa (de forma elegante)
¿Es verdad que solo ascienden los tontos?


Imagen|Katkybate

No hay comentarios: