¿Qué es un Equipo? No solo personas trabajando juntas


La mayoría de los proyectos que acometemos dentro de una empresa se realizan de forma colaborativa, es decir, en ellos intervienen dos o más personas que se distribuyen las funciones para llevarlos a cabo. Estas pueden pertenecer al mismo departamento (lo que constituye un caso habitual) o provenir de diferentes áreas de la compañía o de diferentes empresas (caso de que se involucre, por ejemplo, a clientes, proveedores u otros stakeholders) Pero ¿a qué se puede denominar equipo?

Esta pregunta tiene más enjundia de la que parece ya que para la organización de un proyecto hay que tenerlo meridianamente claro. Lo primero que podemos afirmar es que un conjunto de personas  trabajando juntas no puede por sí solo considerarse un equipo. Para que lo sea tiene que tener algunas características. Veamos las principales:

  • que esté organizado, es decir que se hayan delimitado las funciones de cada uno, que exista una jerarquía, es decir, un jefe al que respondan y que existan unas normas de actuación al que se sujeten todos. Entre otras, estas pueden consistir en soportes informáticos o físicos a utilizar, plazos para terminar el proyecto, calendario de actuaciones, etc.

  • que tenga un objetivo común, es decir, que todos ellos se dediquen a obtener un mismo resultado y no que cada cual actúe según su propia iniciativa y siguiendo un camino particular

  • que tenga una responsabilidad compartida, o sea, como se ha dicho antes, que todos respondan conjuntamente ante una instancia superior sobre el resultado de su trabajo

  • que sus tareas se complementen llegando a obtener sinergias de las mismas. No tendría sentido que todos los miembros del equipo realizaran las mismas tareas.

  • que genere productos gracias al trabajo compartido. Todo proyecto se orienta a un resultado y la actuación del equipo involucrado en el mismo, también por lo que se espera que de su actuación se puedan obtener conclusiones y ejecutar acciones potencialmente beneficiosas para la compañía

Las ventajas de constituir equipos de trabajo son múltiples destacando entre otras la mejor asunción de riesgos, la mayor seguridad en la ejecución de tareas complejas o el aumento del nivel de motivación de los trabajadores que participan en los mismos. Además, se recomienda que el tamaño de un equipo se sitúe entre los 4 y los 6 miembros, desaconsejándose la creación de equipos mayores de 10 personas para evitar la dificultad de su gestión.



Artículos relacionados
Las enormes ventajas del trabajo en equipo
Cómo motivar a tus colaboradores para que rindan más
Team building en el exterior: una forma natural de hacer equipo
Convención de ventas: un importante factor de motivación



Imagen|woodleywonderworks

No hay comentarios: