Atención Directivos: el Cerebro comienza a deteriorarse a los 45


Parece ser que nuestro cerebro empieza a perder funciones antes de lo que creíamos. Según un estudio publicado por la revista British Medical Journal, nuestra mente comienza a deteriorarse progresivamente a la edad de 45.

En el ámbito empresarial, la pérdida de funciones cognitivas contradice el alargamiento de la edad de jubilación y la asunción de responsabilidades hasta edad madura. El mito de que los directivos seniors son menos competentes que los juniors parecería en tal caso cumplirse y se pondría en duda el cobro de mayores salarios por los trabajadores veteranos frente a los más jóvenes.

El alargamiento de la esperanza de vida nos obliga a construir mecanismos de defensa contra el envejecimiento, no solo para mantener nuestro rendimiento en la empresa sino para garantizar nuestra calidad de vida por más tiempo. Pero no todo está perdido. Existen recursos que nos permitirán mantener el cerebro joven y en forma durante algunos años incrementando en consecuencia nuestra autoestima.

1. Realizar ejercicios mentales


Hacer ejercicio mental es una manera de mantener el cerebro activo. De este modo, se incrementan y refuerzan las sinapsis neuronales que son la base de la memoria y la capacidad de razonamiento. Se puede conseguir mediante ejercicios sencillos como la realización de sudokus, crucigramas, operaciones de cálculo o partidas de ajedrez. Existen numerosas revistas en los kioskos y portales web con los que podemos practicar para mejorar nuestra actividad mental

2. Asumir nuevos retos profesionales


Incorporarse a nuevos proyectos, estudiar documentación compleja o redactar informes sobre nuevas materias mantienen vivo el cerebro y nos permiten seguir en la brecha trabajando codo con codo con las nuevas generaciones aportando además de nuestra experiencia, nuestra eficacia.

3. Seguir aprendiendo


No tener miedo a adentrarse en nuevas disciplinas: física, medicina, historia, sicología... cualquier materia que nos guste sirve para mantener el cerebro ocupado. Aprender otro idioma o interpretar música activa áreas poco comunes del encéfalo incrementando sus capacidades y reforzándolo.



4. Realizar tareas creativas


Yo, por ejemplo, redacto un blog. Pero si no lo hiciera, realizaría vídeos, editaría fotografías, redactaría guiones o por qué no, montaría una película. Cuando hacemos algo con ilusión, generamos endorfinas que convierten en placentero cualquier trabajo extraordinario. 


5. Tomar complementos vitamínicos


El esfuerzo por sí solo no basta. Si a una determinada edad, no se frena el deterioro químico del cerebro con compuestos vitamínicos no es posible mantener la maquinaria funcionando. Por suerte, en las farmacias y herboristerías existen muchos compuestos que ayudarán a mejorar nuestro rendimiento manteniendo por más tiempo nuestra edad mental. 

6. Evitar el sedentarismo


Por último, realizar ejercicio moderado es garantía de supervivencia al facilitar la irrigación del cerebro. Y, sobre todo, cuidar la alimentación evitando grasas e ingiriendo frutas y verduras retrasando así los posibles problemas cardiovasculares que pueden obstruir el cerebro.





Mantener el cerebro en buenas condiciones, puede permitir alargar nuestra juventud, afrontar el día a día con mayor entusiasmo y seguir siendo un activo valioso para la empresa.


Más información
Salud al día


Artículos relacionados

Hacer deporte acorta la vida
Características del líder carismático
Las funciones del nuevo jefe: demostrar, delegar y reconocer
¿Ejecutivas estrella o ejecutivo estrellado?


Imagen|Double--M

No hay comentarios: