5 Formas de perder dinero con una Valla Publicitaria

Vallas publicitarias



Las vallas publicitarias son formas de publicidad exterior muy conocidas y populares pero de limitada efectividad. En realidad, solo algunos anunciantes han conseguido conectar con su público a través de ellas usando mensajes impactantes, sencillos y originales. Sin embargo, la mayoría ha tirado su dinero a la basura ya que difícilmente su inversión se traducirá en un incremento de ventas.

Entre las vallas que nos podemos encontrar en nuestros tránsitos urbanos, algunas se llevan la palma por su desafortunada ubicación o contenido. Veamos los ejemplos más llamativos:


1. Colocar vallas en paralelo a la dirección de la marcha

Sí, aunque parezca absurdo algunos ayuntamientos colocan marquesinas en paralelo a la dirección de las calles y carreteras y algunos anunciantes mal aconsejados consienten en contratarlas. Si de por sí ya es improbable que algún viandante repare en el contenido de una valla mientras va caminando y más aún retenga su mensaje, mucho más es que la lea cuando se encuentra en el lateral de su mirada


Ejemplo de valla en la dirección de marcha

2. Promocionar un establecimiento comercial fuera de su radio de influencia

Algunos centros comerciales, hoteles o tiendas más o menos conocidas pueden colocar su publicidad en grandes avenidas o accesos a la ciudad pretendiendo que el conductor modifique su ruta para encontrarlas. Sin embargo, parece difícil que un consumidor vaya a desplazarse a kilómetros de distancia para entrar en un comercio solo por haberlo visto anunciado en una valla publicitaria. Más bien al contrario, continuará su camino y la empresa anunciante habrá perdido su dinero.






3. Llenar las vallas de texto explicativo, pequeño o ininteligible

El verdadero valor de una valla es impactar a través de imágenes bellas y llamativas o de grandes textos que por sí solos llamen la atención del viandante. Parece más que evidente que ningún potencial consumidor va a detenerse a leer pequeños textos, anotar teléfonos o escribir direcciones cuando va caminando o conduciendo por la calle


Valla difícil de entender a primera vista

4. Publicitar productos nuevos 

Anunciar artículos recién lanzados cuyas características todavía son desconocidas para el público trata de una práctica muy habitual que deja al consumidor totalmente frío. La técnica de Marketing consiste en pretender que compre un producto determinado que por su novedad es imposible que sepa lo que es. La valla no es un soporte para dar a conocer un lanzamiento sino un medio de provocar la compra de un producto conocido o de provocar curiosidad sobre algo diferente. La promoción exterior se justifica sobre todo, para productos que ya han sido lanzados por otros canales erigiéndose la valla como mero recordatorio de su existencia. 



5. Anunciar teléfonos de ayuda  

Muchos consistorios colocan vallas digitales en la vía pública en las que divulgan servicios de la ciudad como teléfonos de la esperanza, números de bomberos, recogida de muebles, etc. Sin embargo, su utilidad resulta más que dudosa. Y es que lo que resulta poco verosímil es que cuando un ciudadano tenga una urgencia determinada vaya a acudir al punto de información para anotar el correspondiente número de teléfono. Más bien se afanará por buscar la solución por sus propios medios antes que salir a la calle a un destino incierto. La colocación de este tipo de paneles informativos se trata por tanto de una práctica absurda y una forma de tirar el dinero público

Una valla publicitaria es un efectivo medio de divulgar un producto o servicio pero su incorrecto diseño puede llevar a dilapidar el presupuesto de Marketing destinado a su contratación.

Artículos relacionados

4 formas habituales de publicidad encubierta
Promoción de productos industriales: orientada a especialistas
Cómo diseñar anuncios vendedores para revistas
Qué red social escoger en función de tu producto


Imagen|jurvetson

No hay comentarios: