4 formas básicas de Ascender en el Trabajo

ascenso en el trabajo


El proceso de ascenso en una compañía nunca ha sido sencillo y son muchos los profesionales jóvenes (y no tan jóvenes) que se preguntan a menudo cómo conseguirlo. Lo que la experiencia nos transmite es que en muchas ocasiones se trata de un proceso que no sigue una línea racional y para el que muchos años de preparación y trabajo quizás no sean suficientes. 

Para vuestra reflexión, aquí os paso las formas más comunes de ascender en una empresa:

1. Por aspiración


El ascenso por aspiración consiste en que cuanto queda vacante un puesto en la empresa ya sea por despido, jubilación o ascenso, la persona inmediatamente inferior se ve sometida a una fuerza de aspiración que lo empuja inevitablemente hacia arriba. De este modo, y por mera física newtoniana, ocupa el puesto que ha quedado vacante sin realizar ningún esfuerzo y en ocasiones, sin haber atesorado ningún mérito para conseguirlo. De hecho es un proceso que a veces se produce simplemente por edad del aspirante o por mero aburrimiento de que dicho profesional haya ocupado una posición estática durante décadas

2. Por afinidad


Un caso muy habitual se da cuando una persona es promovida a un puesto directivo e inmediatamente, llama a personas de su confianza para ocupar los puestos inferiores. Muchos directivos prefieren rodearse de profesionales que gozan de su simpatía que simplemente, adaptarse a un departamento ya formado o tomarse el tiempo para crear uno nuevo. Hay que considerar que atraer a profesionales de confianza a menudo es una forma de ocultar la inseguridad o incluso, la incompetencia de quien lo está fomentando que de este modo, queda más o menos disimulada

3. Por empaquetamiento


Una forma de ascender más popular de lo que parece es la que podríamos denominar del empaquetamiento. Básicamente, consiste en recomendar a una persona poco competente que trabaja en una división o planta para que ocupe un puesto en otra en el que apenas lo conocen. De este modo, el promotor consigue un doble beneficio: aliviarse de una pesada e incómoda carga y venderse como descubridor y promotor de nuevos valores dentro de la compañía. El problema lo asumen los responsables de su nuevo destino que acogen con entusiasmo al nuevo directivo sin llegar a sospechar la trampa en la que han caído

4. Por méritos propios


Por desgracia, esta forma de ascenso no siempre es la más habitual pero es la que encontramos en la mayoría de las empresas de éxito. Este caso de promoción se produce cuando alguien en la organización ha acreditado su experiencia y competencia a lo largo de los años a través de su esfuerzo y resultados. En las empresas poco eficientes es un caso excepcional en el ámbito empresarial; sin embargo, las empresas que lo practican con regularidad se acaban colocando en lo más alto de los rankings al tener a los profesionales más competentes situados en el vértice del escalafón y a los menos apropiados, en puestos inferiores a pesar de su insistencia y esfuerzos en conseguir un ascenso.

También te puede interesar

Un sinónimo de pelota: incompetente
Factores que distinguen al jefe con autoridad
¿Es verdad que solo ascienden los tontos?
10 formas de reconocer a un pelota

No hay comentarios: