Jornadas con Proveedores: otra forma de Innovar


En un entorno competitivo los departamentos de I+D de las compañías constituyen un recurso vital para alcanzar la diferenciación. Sin embargo, puede que no resulte suficiente. En un mundo globalizado e interconectado, las empresas deben explotar todas las oportunidades que se encuentren a su alcance.

En este contexto, los proveedores pueden constituir una consistente fuente de ideas innovadoras. En ocasiones, los compradores cometen el error de encargar a los proveedores productos concretos sin pararse a estudiar la amplia oferta de sus carteras ni de aprovechar sus departamentos de investigación. En otros casos, puede que sean plenamente conscientes de sus potencialidades pero no propaguen esa información en su organización dejándola morir en dique seco.


Jornadas con proveedores

Por ello, las jornadas con proveedores constituyen un excelente punto de encuentro en el que compartir experiencias y transmitir ideas innovadores de interés para ambas partes. Las jornadas deben dar cabida a todos los departamentos involucrados en desarrollo y venta del producto que puedan aprovechar estas sinergias: compras, I+D, producción, marketing y comercial.

Para asegurarse del éxito de las jornadas es necesario seguir algunas pautas de organización:


  • invitar a los proveedores a que presenten no solo los productos más apropiados de su cartera sino también otros prototipos o novedades aparentemente sin relación con nuestra empresa. El objetivo es abrir las mentes hacia oportunidades que no saltan a primera vista


  • organizar la jornada fuera de las instalaciones de la empresa con el fin de darles carácter de jornada especial y evitar interrupciones, reunones inesperadas u otras urgencias que puedan despistar a los asistentes


  • reservar unos minutos tras cada exposición para la reflexión abriendo un turno de debate entre el proveedor y los asistentes en el que se puedan aclarar dudas y explorar otras posibilidades


  • establecer futuros nexos de comunicación entre los ponentes y los invitados para poder profundizar en las ideas presentadas mediante el diálogo particular


  • abrir la puerta a futuras reuniones departamentales para analizar ideas en concreto


  • abrir la puerta a visitas a los departamentos de I+D para profundizar en las oportunidades de colaboración entre las empresa


  • realizar un seguimiento posterior de las oportunidades identificadas recogiendo y seleccionando las ideas presentadas para analizar en detalle su posible desarrollo


Las jornadas con suministradores deben realizarse cada dos o tres años para dar tiempo a generar nuevos productos. Así podremos estrechar las relaciones con ellos y explotar sin esfuerzo todas sus capacidades. Lo mejor de todo es que para la empresa no tiene un coste adicional y rápidamente se comprobará cómo los proveedores son los primeros interesados en colaborar y en poner su know-how a nuestra disposición.



Artículos relacionados

De dónde proceden las buenas ideas 
Innovar: el consumidor tiene la clave
Ventajas de escribir un Boletín de innovación 
Cómo ganar dinero con la innovación: ¡vendiendo a toda velocidad!


Imagen|Elsie esq.

No hay comentarios: