¿Cómo será el Supermercado del Futuro?



Podemos afirmar que el supermercado tradicional está herido de muerte. ¿Por qué? Por el efecto de ese ángel exterminador que penetra en todos los hogares: internet. El incremento del volumen de compras de gran consumo por internet en el mundo occidental es imparable. Pero ¿logrará superponerse a la tienda convencional?

Razones para otorgar el triunfo a internet

Sí, la red conseguirá transformar los supermercados habituales reduciéndolos a la oferta de un pequeño abanico de productos. ¿Qué razones sustentan esta afirmación?

  • La mayor parte de la cesta de la compra es constante, es decir, se repite mensualmente en los mismos productos y marcas por lo que no es necesario visualizarlos para acertar con la elección. Se puede realizar, por lo tanto, una compra automatizada y repetitiva

  • Muchos de los productos habituales son voluminosos o  pesados: bebidas, detergentes, latas, suavizantes, celulosa, etc. copan la mayor parte de la capacidad del carro lo que justifica la elección de la compra a distancia

  • Sobre todo, el valor del tiempo de ocio. En la actual generación, trabajan los dos miembros de la pareja lo que otorga un valor superior a sus jornadas de ocio. El precio del envío de la mercancía a domicilio varía de 5 a 8 euros. Si consideramos que una compra mensual implica un mínimo de dos horas y a menudo el concurso de dos personas para cargar la mercancía, el  beneficio por hora de ocio perdida es claro. Las personas que trabajan pueden hacer un cálculo muy preciso del tiempo de su ocio y tomar decisiones en consecuencia absteniéndose de invertirlo en actividades sin valor añadido.

  • La generación Y ha crecido arropada por la tecnología digital por lo que encontrará totalmente natural el hacer sus compras y pagos desde el móvil o el ordenador en lugar de aprovisionarse físicamente en la tienda.

¿Desaparecerán los supermercados físicos?

A pesar del triunfo de internet, no es creíble que lleguen a desaparecer los supermercados físicos, aunque claro está serán más pequeños y focalizados que los actuales. ¿Qué productos albergarán estos renovados comercios? Básicamente los siguientes:


  • Productos cuya apariencia externa es determinante para adoptar una decisión de compra. Básicamente, se trataría de los productos frescos - carne, pescado, frutas y verduras - y en menor medida, de las categorías pertenecientes al mundo de la bollería y la panadería

  • Productos que requieren una prueba por parte del consumidor antes de comprarlos. Tal es el caso, de algunas categorías de perfumería como pintalabios, maquillaje, colonias, etc. ¿Quién se va a comprar una colonia sin saber cómo huele?

  • Productos que quieran ser vendidos por sus fabricantes mediante una promoción de degustación. En este caso, puede tratarse de cualquier bebida o producto de alimentación.

  • Productos de venta por impulso y que no son fáciles de comercializar mediante un mero proceso de compra telemático y por tanto, reflexivo. Tal es el caso de las chucherías, snacks, bombones, etc.

  • Y, por qué no decirlo, un pequeño remanente de productos básicos para quien tenga una imperiosa necesidad y no quiera esperar al envío.
El resto podrá adquirirse cómodamente desde casa o quizás también desde unos terminales situados en la tienda.


Menor precio de los artículos

El precio del envío a domicilio será asumido gustosamente por el comprador por las razones anteirormente esgrimidas. Pero es que además se beneficiará de un precio inferior en los productos debido a los siguientes factores:


  • la falta de necesidad de alquilar grandes locales dado que los productos se suministrarán directamente desde almacenes exteriores

  • el ahorro de parte del coste de iluminación y mantenimiento de la tienda y de reposición de los productos en las estanterías

  • la reducción del coste del artículo al prescindir de embalajes coloridos y brillantes que estimulen la venta por impulso


Artículos relacionados

¿Por qué mueren los hipermercados? 
¿Estudiáis vuestro producto sobre el lineal?
Ideas para recuperar el público de los hipermercados
Los supermercados son de hombres y las tiendas, de mujeres


Imagen|Stuck in customs

1 comentario:

Maru dijo...

Creo que todo se va a terminar haciendo por internet, ahora se puede Comprar alcohol y cualqueir tipo de productos online.