Cómo Diseñar tu Producto para optimizar el Transporte



La logística de transporte es uno de los costes peor gestionados por las empresas. A día de hoy, todavía es posible encontrar fabricantes de primer nivel que desperdician parte de sus camiones por un deficiente diseño del tamaño del producto y su embalaje. Los huecos interiores (chimeneas) o los pasillos laterales son comunes en la mayoría de los palets tirando así a la basura buena parte del coste logístico.

Y es que las pérdidas se producen por varias causas:


  • en primer lugar, por la propia pérdida de espacio en los medios de transporte debido a una deficiente dimensión de la caja

  • en segundo lugar, la falta de apoyo de los embalajes formando un bloque compacto lo que obliga a reforzar la resistencia de las cajas incrementando notablemente su coste

  • por último, la pérdida de estabilidad de la mercancía obliga a incluir flejes y a diseñar un paletizado cruzado lo que también exige un incremento en la resistencia de la cajas

Cómo se debe hacer

Un buen diseño de producto no se entiende sin la intervención un equipo interdisciplinar en donde participen todos los departamentos implicados: compras, producción, comercial, marketing, etc. Así se garantiza que la nueva referencia satisfaga las exigencias de cada uno de sus componentes reduciendo el time to market y las futuras incidencias por causas no previstas.





La implicación de logística desde el primer momento es clave para el desarrollo de productos óptimos que optimicen el espacio de los camiones. Así lo hizo en España Casa Tarradellas al desarrollar sus roscas estableciendo sus dimensiones según las claras recomendaciones RAL de AECOC. De este modo, el producto no se diseña con independencia del embalaje intentando luego encajarlo de la mejor manera posible. Ambos se desarrollan conjuntamente involucrando cuanto antes a los fabricantes de cajas y ahorrando desde el inicio en los envíos.





Así pues, en muchos casos, las dimensiones y capacidad del envase primario deben ser modificados en aras de la optimización. Pero bueno, la experiencia nos dice que los consumidores asumen bien los pequeños cambios de diseño. En otros, puede que haya que variar el número de unidades por paquete o simplemente, su disposición dentro del embalaje, lo que apenas implica cambios en la línea de envasado.

La optimización logística suele ser el último requerimiento abordado por los diseñadores de producto pero su coste puede ser muy abultado sobre todo para grandes compañías. Por ello, debe considerarse desde el comienzo apoyándose en todos quienes puedan aportar ideas como el departamento de producción o los fabricantes de packaging.


Artículos relacionados

¿Estudiáis vuestro producto sobre el lineal?
¿Cuánto debe medir un embalaje?
¿De dónde proceden las buenas ideas?
¿Por qué NO es excitante comprar en un supermercado?




Imagen|toolstop



1 comentario:

Carlos Sánchez dijo...

Una óptima utilización del espacio es fundamental cuando se elaboran productos en muy grandes cantidades. Hasta que no me decidí a dar el salto con mi negocio a un packaging profesional no supe lo que realmente era.

Saludos.