Una nueva Sociedad: viejos Embalajes con nuevos Materiales


De un tiempo a esta parte, estamos asistiendo a una auténtica revolución de los materiales de embalaje. Liderados por compañías líderes en su sector, una nueva filosofía recorre a los embalajes habituales para sustituirlos de inmediato por otros reciclables y biodegradables.

La tan esperada revolución de los materiales parece que ya ha llegado, comprometiendo no solo la voluntad de los usuarios para valorizar los restos de papel y cartón sino también la de las compañías para fabricar productos a base de materiales reciclables. Veamos cuáles están siendo las puntas de lanza de este cambio.

  • El año 2009, el grupo Carrefour tomó la iniciativa en España de eliminar las bolsas de plástico y sustituirlas por otras de fécula de patata o sacos reutilizables de rafia. Otras cadenas han seguido su estela bien suprimiéndolas en línea de caja, bien cobrándola de forma separada a la compra. Para sus envíos domiciliarios en España los bolsones transparentes de Carrefour han dado paso a sencillas bandejas de cartón en las que la compra llega ordenada y completa pudiendo darles el consumidor varios usos posteriores.  

Bandeja de entrega domiciliaria


  • Siguiendo esta estela, muchos establecimientos tan solo entregan a sus consumidores bolsas de papel promoviendo de este modo el uso de materiales reciclables. Se trata de un producto característico de los comercios de ropa del grupo Inditex (Zara) que poco a poco se va extendiendo a otras cadenas no solo de ropa.

  • Algunos distribuidores españoles entre los que destacan Carrefour o Consum han empezado a sustituir las antiecológicas bandejas de porexpán por bandejas de cartón ondulado. El porespán es un material que tarda mil años en degradarse, raramente se recicla y ofrece una pobre imagen al desintegrarse con facilidad. El grupo Carrefour las ha sustituido en productos frescos como frutas o verduras y en la actualidad, Consum las ha lanzado para bollería recién horneada. Otras iniciativas las promueven para clamshells de comida rápida y para otros productos alimenticios. 

Bandeja de cartón









    • En sentido similar, muchos fabricantes han optado por sustituir los acondicionadores de porexpán de sus productos por otros de cartón ondulado. Los acondicionadores sirven para fijar y proteger electrodomésticos y productos electrónicos dentro de sus cajas. Pero una vez en el hogar suponen un engorro para el consumidor al ocupar gran espacio y no poderse reciclar junto con el embalaje exterior. Entre los productores que han tomado esta senda encontramos a Moulinex para sus picadoras o el grupo Roca en su gama de grifería. Muchas empresas de tecnología han optado también por introducir acondicionadores de celulosa moldeada para sus móviles y accesorios de ordenador apostando así por los productos reciclables.

    • El grupo Ikea ha decidido imponer el uso de palés de cartón para todos sus suministros a partir de 2015. El palé de madera presenta muchos inconvenientes: es pesado para cargarlo manualmente, se pudre si se almancena en el exterior, es astillable lo que puede generar riesgos para los usuarios y requiere de una atenta gestión logística. Los palés de cartón de un solo uso resuelven estos problemas y pueden reciclarse con el resto de materiales de papel. Además, suprimen la necesidad de retornos reduciendo las emisiones contaminantes.   
    Así pues, vemos cómo la callada pero firme revolución de materiales de embalaje hacia productos ecológicos y degradables ya está aquí y parece que para quedarse durante muchos años.



    También te puede interesar

    Algunos datos que nos retratan como compradores
    ¿Cuánto debe medir un embalaje?
    ¿Cómo será el supermercado del futuro?


    Imagen|Sondy

    No hay comentarios: