Las funciones del nuevo jefe: Demostrar, Delegar y Reconocer



En pleno siglo XXI podemos olvidarnos de los jefes que se dedican a mandar para que los demás obedezcan. Seamos claros: sus equipos no están esperando eso. Lo que realmente desean es poder apoyarse en un superior con ideas claras que les abra un camino por el que puedan desarrollarse profesionalmente. En resumen, lo que debe hacer un jefe que espere ser líder para sus subordinados se resume en estos tres insospechados términos:


1. Demostrar

Un buen jefe tiene que demostrar a sus subordinados que conoce la industria y el oficio y que por lo tanto, pueden confiar en él. A través de sus decisiones acertadas, tiene que dar seguridad a su equipo y mostrarles vías de prosperidad y crecimiento dentro de la compañía. Un jefe así es seguido como a un líder que no tiene que dar órdenes para que su gente tome las decisiones más correctas.


2. Delegar

o lo que es lo mismo dar cancha a los subordinados para que asuman sus propios riesgos y alcancen instantes de gloria. El buen jefe permite que sus subordinados participen en las ponencias, que firmen sus informes y que cobren su propio protagonismo. Del mismo modo, fomenta que tomen sus propias decisiones para que acierten o cometan eventuales errores que les permitan crecer. Su misión será simplemente la de orientar entendiendo que la unión de capacidades renta más que las visiones personales.


3. Reconocer

Por último, el jefe concede el mérito a quienes realmente han realizado el trabajo reconociéndolo en público. El jefe debe permitir que sus subordinados cosechen buenas críticas y que crezcan dentro de la organización. El líder motivador no arrebata las ideas o el trabajo de su gente para apropiárselo sino que le da vida permitiéndoles que se desarrollen asumiendo pequeños riesgos y disfrutando del resultado. El que un miembro de su equipo promocione debe ser motivo de orgullo para él y no de envidias y temores propios de mentes mediocres. Al final, su prestigio influirá en la opinión del resto de la organización que reconocerá su valía a través de su propio equipo.

Un jefe que actúa así, tendrá un equipo sólido, seguro de sí mismo, capaz de asumir riesgos, cohesionado y motivado. En caso de que solo él quiera atribuirse el triunfo sus éxitos serán parciales y temporales y su ámbito de atuación, pobre y restringido.


Artículos relacionados

Características del líder carismático 
Un grupo de personas trabajando juntas no es un equipo
4 estilos de dirección a escoger
Cómo eliminar la burocracia en las empresas


Imagen|Milosz1

No hay comentarios: