Infoxicación: cómo leer periódicos a toda velocidad


Hoy en día, la sobreabundancia de información puede causarnos grave estrés y lo más grave, impedirnos leer y escoger los artículos más interesantes para nuestro trabajo. Efectivamente, en la actualidad, recibimos newsletters constantes, la mesa se nos llena de publicaciones y la web abunda en periódicos digitales, blogs e interesantes webs sectoriales. Para no sucumbir ante tanta información, os sugiero los siguientes consejos:

1. Leer solo los titulares

En la mayoría de los casos, el titular y la entradilla del artículo recogen toda la información que necesitamos saber. Por ejemplo, si pone La Feria de XX acoge a un 10% más de expositores quizás con esa información nos baste. En ocasiones, el contenido simplemente abunda en las fuentes de datos, autores, causas y posibles consecuencias de la noticia. Pero esto son hechos que o bien no nos interesan o las podemos deducir con facilidad


2. Saltarse el primer párrafo

El primer párrafo de los artículos generalmente solo sirve para ponernos en antecedentes y establecer el contexto de la noticia. Es más, en ocasiones, lo único que hace es repetir la información expuesta en el titular y en la entradilla. Para una actividad de comprensión rápida la verdad es que no es muy interesante y se puede saltar sin perder por ello nada de lo esencial


3. Ir a los nombres y los datos

Generalmente, lo que nos interesa de una información son los nombres de los protagonistas (si no aparecen en el titular) y las cifras más importantes. Por ello, debemos leer en diagonal buscando los nombres y los números. Imaginemos un artículo sobre los resultados de nuestra competencia: en realidad, lo que nos interesa son sus datos de facturación, inversión y ebitda y el año en que se han producido, no la historia de la compañía o acciones puntuales que hayan desarrollado durante el trimestre. Lo demás, seguro que es interesante pero no esencial para lo que realmente buscamos


4. Artículos de opinión, pocos pero buenos

Estamos en una sociedad en que todo el mundo se siente tentado a opinar de los más diversos temas. Para ello, proliferan las redes sociales, los blogs personales, los blogs de empresa y las columnas de opinión. Sin embargo, no todos son de interés. Es más, muchos se dedican a comentar las opiniones vertidas por otros en medios más prestigiosos, generando en un bucle sin sentido. Si vamos a perder un rato leyendo a un cronista, al menos, necesitamos escoger a uno que nos proporcione información veraz y de calidad sobre el asunto de nuestro interés. Escogerlo nos llevará un tiempo al principio pero luego, nos ahorrará mucho esfuerzo de búsqueda y mucha confusión


5. Que contenga fotos (sobre todo, en marketing)

Si nuestra ocupación se relaciona con el desarrollo de producto, la promoción o la publicidad, debemos escoger publicaciones con fotos. La imagen de un lanzamiento de la competencia, de un anuncio o de una nueva campaña de publicidad vale más que mil palabras y es mucho más fácil de identificar. De hecho, un rápido vistazo será suficiente para entender las novedades y los cambios más importantes que se han producido en el mercado.

Con estos sencillos consejos, ya podemos lanzarnos al mundo de las publicaciones periódicas sin temor a morir entre sus líneas. Una lectura rápida, nos proporcionará solo la información relevante y nos animará a seguir leyendo los importantes al encontrarlo sencillo y provechoso.

Artículos relacionados

Infoxicación: una epidemia de nuestro tiempo
El cerebro no está preparado para pensar
¿Existen profesiones masculinas y femeninas?


No hay comentarios: