¿Por qué siempre triunfan los Optimistas?

pareja de optimistas

Entre las características concretas que identifican a las personas con éxito, una de ellas se repite en la mayoría de los casos: el optimismo. En las ponencias del gurú español Emilio Duró se pronuncian algunas frases reveladoras que lo ponen en evidencia: los amargados van juntos a tomar café; no dejéis al recién llegado en manos de un amargado: destrozará su carrera, etc.. Nadie quiere rodearse de personas negativas y sin embargo, todo el mundo quiere tratar con los optimistas. Veamos por qué.

Claves del éxito del optimista


  • el optimista transmite una visión positiva del mundo que motiva y activa a las personas que tiene a su alrededor

  • piensa que puede llegar muy lejos, ¡pero que los demás también pueden hacerlo! y la gente está encantada de que se lo recuerden

  • pone los medios para que el éxito se produzca y entre ellos, está el ayudar a los que tiene alrededor a conseguirlo. En consecuencia, los demás acaban ayudándole a él a que consiga sus metas

  • se fija en las virtudes del resto y no en sus defectos, potenciando de este modo su lado positivo

  • rara vez pierde el tiempo criticando a los demás: prefiere centrarse en las experiencias positivas

  • el optimismo destila entusiasmo que se transmite a todos los colaboradores y subordinados que se encuentran alrededor

  • los reveses y malos momentos no hacen mella en el ánimo de la persona optimista que sigue pensando que tarde o temprano, las cosas le van a ir bien

Consejos para ser optimista


Entre los consejos para convertirse en un auténtico optimista, podríamos destacar:

1. Dejar de escuchar las noticias de la mañana


Mucha gente comete el error de ponerse la radio en casa o en el coche mientras va a trabajar escuchando las noticias del día anterior. Tened en cuenta que las noticias, por definición, son negativas y a primera hora, es cuando mejor grabamos la información a nivel subconsciente. De este modo, configuramos desde el principio una visión negativa de la realidad. Por la mañana, poneos música alegre en la radio y por la tarde, con tranquilidad, leed las noticias, pero de forma selectiva: es decir, solo las importantes y no, las crónicas de sucesos en que se han convertido los actuales informativos 

2. Evitar personas negativas


Los pesimistas y los cenizos intentan transmitir su visión negativa del mundo a los demás pero no podemos permitir que nos influyan. O están medianamente abiertos a recibir influencias positivas de su entorno o no merece la pena tratarlos. 

3. Evitar ambientes contaminantes


Lo mismo aplica a los jefes autoritarios que con su egoísmo y mal carácter atemorizan a sus subordinados. En la medida de lo posible, debemos huir de los ambientes de trabajo deshumanizados y de las personas que los generan y acercarnos a aquellos que promueven la sana colaboración 

4. Expresarse siempre con palabras positivas


Las palabras conectan con nuestras emociones, por eso es tan importante escoger las más adecuadas para crear sensaciones positivas. Siempre es motivador dar palabras de ánimo al que atraviesa un mal momento, de consuelo a quien  ha sufrido una pérdida y de encomio a quien ha tenido un éxito. Si se ha producido un episodio negativo, con no recrearse en ello y pensar en otros temas es más que suficiente

Conclusión


Al optimista le salen las cosas bien porque crea el ambiente idóneo para que le salgan bien. Piensa en positivo y atrae lo positivo. Por supuesto, no se trata de un resultado inmediato: en ocasiones, puede tardar años pero el optimista no se rinde por ello y sigue pensando así a lo largo del tiempo. Al final, la vida acaba rindiéndose ante la entusiasta persistencia del optimista y, en consecuencia, tratándole bien.



Artículos relacionados

Encajar en la cultura: requisito de progreso en la compañía
Cumpleaños en la empresa y otros eventos motivacionales
4 formas de ascender en la empresa
¿Por qué algunos vendedores siempre caen bien?



No hay comentarios: