¿Cómo influirá el incremento de e-commerce en la sociedad?


El incremento de transacciones a través de comercio electrónico está siendo exponencial en todos los países desarrollados a día de hoy. Aspectos como la generalización de teléfonos inteligentes y tabletas, la pérdida del miedo a las pasarelas de pago y el acceso global a la banda ancha potenciarán más si cabe su penetración. En los próximos años es posible que el e-commerce se convierta en una seria alternativa al comercio tradicional.

El pequeño electrodoméstico, la alimentación y los aparatos electrónicos son mercados de gran demanda a través de la red. Sin embargo, sorprendentemente son la ropa y el calzado los auténticos líderes del e-commerce en Europa con gigantes como La Redoute, Vente-Privée o Zalando.


Consecuencias del e-commerce

Veamos cuáles serán las consecuencias inmediatas de la generalización de e-commerce.

  • reducción del tamaño de las tiendas al necesitar menos espacio de almacenaje. A cambio se incrementará el espacio destinado a información de producto (quizás a través de pantallas táctiles) y la zona de testeo de las novedades

  • incremento del número de locales vacíos al aumentar el volumen de minoristas por internet. De hecho, en Reino Unido el país con mayor penetración de e-commerce de Europa ya se ha detectado un dramático aumento de locales en alquiler en el centro de las ciudades

  • en consecuencia, potenciación de las zonas de ocio y de paseo. Por decirlo de otro modo, las familias ya no tendrán que ir con la compra por los centros comerciales ni bajarla al maletero del coche. Su tarde de sábado se destinará a pasear por las tiendas tomando ideas que luego comparán desde casa y disfrutando del entorno, de los bares y cafeterías,  etc.

  • como curiosa consecuencia, sería la reducción de lumbalgias y hernias discales de los miembros de la familia por la carga de la compra, por no hablar de la minimización del número de maridos malhumorados por malgastar su tiempo de ocio haciendo compras

  • incremento del número de furgonetas y pequeños camiones circulando por las ciudades para repartir los paquetes. Deseablemente, debería producirse a media mañana para no interferir en el tráfico en horas punta y deberían habilitarse zonas de descarga en el centro de las ciudades

  • incremento del volumen global de embalaje utilizado ya que cada producto irá embalado individualmente en lugar de ser transportado en lotes

  • cambio en la filosofía del embalaje: ya no serán necesarios los paquetes llamativos que atraigan al consumidor en el punto de venta. A cambio, los embalajes exteriores serán más recios y resistentes y los primarios o de producto más originales y emblemáticos. Su principal función consistirá en reforzar la imagen de marca del fabricante y provocar una segunda compra

Artículos relacionados

¿Cómo será el supermercado del futuro?
¿Por qué mueren los hipermercados?
10 razones por las que crece el comercio electrónico (exponencialmente)
e-commerce: la ropa y el calzado arrasan


Imagen|kreg.steppe

2 comentarios:

revista empresarial dijo...

Suena interesante, no me había planteado estos efectos, de hecho había imaginado unos muy diferentes, aunque todo dependerá de la evolución real del ecommerce y las estrategias en torno a ello.
También es posible ver algo diferente: pequeñas tiendas locales cerrando (también se pueden adaptar al ecommerce), sitios más vacíos, necesidad de nuevas estrategias de ventas por todas partes... No sé. Es difícil predecir lo que pasará en realidad.

Ejecutivo dijo...

Lo cierto es que supone un beneficio para (casi) todos. Para el consumidor porque es más cómodo y posiblemente, más barato; para los pequeños productores porque acceden a nuevos mercados; para los grandes, porque se ahorran al distribuidor reduciendo sus costes mientras obtienen mayor información del consumidor; para los distribuidores porque abren un nuevo canal de venta, etc.
En fin, una auténtica revolución, que ya tenemos en puertas.