Team Building en el exterior: una forma de Hacer Equipo




Las reuniones y convenciones de grupo se prestan para realizar actividades que ayuden a fortalecer el equipo. Es lo que se llama dinámicas de team building, que también se pueden desarrollar en entornos exteriores aunando así el esfuerzo con el disfrute del aire libre.

Organizarlo en el exterior proporciona a los asistentes la alegría de disfrutar del paisaje y el aire puro, la posibilidad de conocer a los compañeros fuera de de la oficina y la distensión que provoca la actividad física. El catálogo de actividades a desarrollar es muy variado, pasando de las más profesionales a las más lúdicas. La selección de unas u otras dependerá de los objetivos marcados para la reunión y de otros factores como la cohesión del grupo, sus limitaciones físicas, el celebrarlo por primera vez, etc.

Reglas de las dinámicas


Para que las actividades cumplan con su objetivo de hacer equipo tienen que cumplir algunas reglas:

  • en primer lugar, montar grupos heterogéneos mezclando personas de diferentes divisiones, plantas o regiones de modo que interactúen personas que no se conocen

  • mezclar así mismo profesionales de todos los escalafones, uniendo a jefes con subordinados pero suprimiendo las jerarquías dentro de la dinámica del juego

  • establecer una competición entre los equipos de modo que se vean obligados a planificar la actividad y ejecutarla como si se hallaran en el mercado

  • una vez terminado el juego, extraer conclusiones ligándolas con la actividad de la empresa y la estrategia a seguir

Tipos de actividades


Las actividades que se pueden acometer en una sesión de Team Building son muy variadas y su puesta en marcha también puede diferir desde las organizadas con recursos propios hasta las que necesitan de una empresa de apoyo que las lidere y se encargue de la logística. Los tipos más comunes son:


  • juegos. Unos simples juegos pueden contribuir a descargar adrenalina y calentar la musculatura de los asistentes. A primera hora, la sesión puede comenzar por la ejecución de ejercicios sencillos como carreras de sacos, el lobo, el pilla-pilla, etc. Vemos cómo aquí los juegos tradicionales también tienen cabida llegando a constituir una de las actividades de más éxito de la jornada.  A continuación, se puede pasar a realizar actividades más competitivas como por ejemplo, guerras de paintball, e

  • actividades de construcción. Los ejercicios de construcción fomentan el trabajo en equipo y la toma de decisiones. Los equipos reciben las piezas de un objeto y a lo largo de la actividad, tienen que llegar a construirlo e incluso, a utilizarlo. Para ello, deben analizar la situación con detenimiento, planificar los trabajos y distribuirse las tareas. La estructura en cuestión puede consistir en un puente, una pasarela o incluso, ¡un barco!

  • actividades de habilidad. Al igual que las anteriores las actividades de habilidad formentan la colaboración y la toma colectiva de decisiones. Consisten en realizar una prueba con cierta dificultad que debe superarse entre todos los miembros del equipo. La idea es que todo el grupo colabore activamente en su consecución. Tal es el caso de cruzar a ciegas una pista de obstáculos guiado por la voz de los compañeros.

  • gymkanas. Desarrolladas en un área de la población, las gymkanas consisten en encontrar diversos objetos o superar varias pruebas en lugares determinados de la misma. A los participantes, se les entrega un mapa en donde se han señalado los puntos en que se celebrarán las pruebas o simplemente, se les pide que las busquen por la zona. Sin duda, se trata de una buena forma de conocer la ciudad mientras se realiza ejercicio moderado y se ponen a prueba las capacidades organizativas e inquisitivas de los asistentes.

  • deportes. Por último, realizar actividades deportivas poco habituales pueden significar un divertido reto para los participantes. Además, el trabajo en un entorno alejado de la oficina permite evadirse de los problemas del día a día mientras se afianzan los vínculos de grupo. La necesidad de aprendizaje junto a la capacidad de superación pueden convertir las actividades deportivas en un momento emocionante y simpático. Pueden consistir en sesiones de escalada, bajadas en rafting, lecciones de buceo, clases de hípica, etc.

Como vemos, las opciones que se ofrecen al organizador de una reunión de Team building son muy variadas. Lo que está claro es que elija la que elija, constituirá un momento de distensión y compenetración para los participantes que reforzarán sus vínculos y tardarán en olvidar.


Artículos relacionados

Convención de ventas: un importante factor de motivación
Dinámicas de grupo: una forma divertida de aprender
Consejos para optimizar el coste de una convención



Imagen|Luigi Mengato

2 comentarios:

Florence Morel dijo...

He leido mucho sobre los team building y este artículo y nos ha aportado mucha información sobre como empezó este mundo

wolf dijo...

el team building barcelona tiene muy mala reputación en muchas empresas. Muchos empleados todavía tienen la impresión, cuando piensan en ello, de que se verán forzados a adoptar una actitud alegre y a jugar a juegos de confianza para satisfacer a los superiores, mientras un animador salta alrededor de ellos y los “motiva”