Antiguos Uniformes para modernos Empleos

pilotos con uniformes

Es curioso observar cómo muchos trabajadores siguen luciendo uniformes en el ejercicio de su profesión en una sociedad que ya abandonado muchas de sus formalidades. En muchos casos, estamos acostumbrados a verlos pero si nos fijamos, comprenderemos que muchos uniformes son vestigios del pasado. Su forma y antiguas funciones no se pueden comprender sin conocer la historia de la profesión. Aquí van algunos.

1. Uniforme de aviador


Los pilotos de aviación civil van vestidos con un uniforme característico. Suele consistir en pantalón y chaqueta azul marino, camisa blanca, corbata oscura o corporativa y gorra de plato. Su confección nos recuerda inevitablemente a los trajes militares de gala, lo que viene reforzado por sus botonadura metálica y, sobre todo, por los galones que lucen en las mangas. La razón es evidente puesto que los primeros profesionales de la aviación fueron pilotos militares y es de entender que pasaran a la aviación civil conservando sus uniformes.


pilotos de aviación comercial
Dos pilotos en el aeropuerto de Heathrow








Según nos cuenta Wikipedia, no mucho después de haber sido inventado, el avión pasó a ser usado en servicios militares. El primer país que usó aviones con ese propósito fue Bulgaria en ataques sobre posiciones otomanas durante la Primera Guerra de los Balcanes. Pero la primera guerra en la que se usaron aviones en misiones de ataque, defensa y de reconocimiento, fue en la Primera Guerra Mundial en la que tanto los Aliados como las Potencias Centrales hicieron un uso extensivo de los aviones.


2. La bata del farmacéutico




farmacéutico
Ya estamos acostumbrados a verlos, pero si nos paramos a pensar nos preguntaremos porqué los farmacéuticos van ataviados en con una bata blanca. Es evidente que su labor de encontrar medicinas en la rebotica y envolverlas para el cliente no entraña ningún peligro de suciedad o contaminación. Su trabajo bien pudiera hacerse como cualquier otro dependiente de comercio utilizando ropa de calle. Como en el caso anterior, la razón reside en la historia de su profesión.


Como nos revela Wikipedia, los farmacéuticos de principios del siglo XX tenían conocimientos tanto de botánica como de química. Desde finales del XIX el farmacéutico avanzado tiene detrás del mostrador, no una rebotica capaz de albergar tertulias más o menos científicas, sino un auténtico laboratorio químico-farmacéutico donde puede preparar nuevos medicamentos. Es decir, el farmacéutico era un químico que creaba sus fórmulas magistrales en el laboratorio de la rebotica para lo que obviamente, necesitaba una bata protectora contra manchas e infecciones. Posteriormente, será la industria farmacéutica la que prepare los nuevos medicamentos relegando la actividad de los farmacéuticos de Oficina de Farmacia a una importante decadencia durante el siglo XX.

3. El chófer




Los chóferes son los profesionales que transportan a personalidades o clientes en  automóviles y, más recientemente, en limusinas. Curiosamente, su nombre procede de chaufeur, calentar en francés, referido a los fogoneros de las locomotoras. Su uniforme consiste en un traje de chaqueta con camisa blanca y corbata oscura, en ocasiones, rematado con una gorra de plato. Pero la prenda que puede llamarnos la atención es muy característica de su profesión: los guantes.

chófer junto a su vehículo











La razón de ser de los guantes también la encontramos en la historia. En los albores de la industria automovilísitca, los coches no estaban bien climatizados ni el habitáculo sellado. Los cierres de puertas y ventanillas no eran tan perfectos como para no dejar entrar cierto volumen de aire al interior del vehículo. El conductor profesional que debía tener las manos operativas para desarrollar su trabajo debía mantenerlas abrigadas en todo momento. Desde entonces, los guantes han formado parte del uniforme del chófer. Si nos fijamos, es un complemento que también encontramos en los primeros pilotos de carreras (los característicos guantes perforados) y en los pilotos de aviación. No es casualidad que una de las piezas del salpicadero del coche haya conservado el nombre de su función primigenia: la guantera.


Artículos relacionados

Dress code: el uniforme correcto para cada reunión

La economía influye en la longitud de las faldas
Casual Friday o Casual Week?



Imagen|Samuel Shultzberg| Commons|| Commons

No hay comentarios: