E-commerce: la Ropa y el Calzado arrasan



Si algo está claro en el mundo del comercio es que las ventas a través de internet jugarán un papel estelar en los próximos años. El crecimiento del comercio de B2C (Business to Consumer) es exponencial en los países occidentales valorándose en un 16% interanual para los próximos años en Europa.

Muchos productos y servicios han encontrado en el comercio electrónico un segundo canal: productos tecnológicos, vídeo, música, etc. Pero no todos los sectores tienen la misma representación, y si alguno destaca por su penetración de mercado y ritmo de crecimiento es el de ropa y calzado.

Causas y reflexiones


Si un producto parece en principio poco apropiado para venderse por internet son las prendas de vestir. Normalmente, hay que probárselas para ver cómo quedan, combinarlas con otras prendas, caminar con ellos en el caso de los zapatos... Entonces, ¿cómo se pueden comprar sin tocarlas? Y más importante ¿cómo han solventando las empresas las reticencias de los consumidores?


En realidad, la compra de prendas por internet tiene un origen cultural. Y es que en algunos países de Europa llevan décadas encargando su ropa de temporada por venta por catálogo. Francia y Reino Unido son ejemplos claros, con empresas emblemáticas como Venca que fue estandarte de la venta a distancia. Por lo tanto, la transición al mundo digital ha sido para el público un proceso fluido.

En cuanto a las posibles dudas en las tallas, algunas empresas lo han solventado de un modo muy sencillo: facilitando las devoluciones gratuitas... y sin preguntar las causas.


Principales empresas y sus retos


En los mayores mercados de comercio electrónico en Europa - Reino Unido, Francia y Alemania - las empresas textiles son las que están liderando el mercado. Zalando en Alemania, Vente Privée en Francia o Asos en Inglaterra se han convertido en enseñas de éxito a través de la red. Sin embargo, en España es un mercado incipiente en el que, no obstante, ya han desembarcado las grandes enseñas. Mango fue pionera en ventas en el canal internet en el año 2000 mientras que Zara abrió su tienda online en Septiembre de 2010.






Así pues, el público está perdiendo el miedo a comprar ropa on line y las empresas se están aprovechando del ahorro que ello les supone. Pero a los distribuidores on line todavía les queda mucho por aprender. Entre sus retos más inmediatos, se pueden identificar los siguientes:


  • confeccionar páginas interactivas en las que el usuario pueda probar combinaciones de prendas para escoger la más adecuada

  • establecer puntos de entrega claros y cómodos para los consumidores. Zara lo ha solucionado permitiendo recoger el paquete en sus tiendas pero esa medida no es posible para los puros operadores de internet: Zalando, Vente Privée, etc.

  • mejorar la calidad de sus embalajes y adaptarlos al tamaño del producto que va en su interior. Muy a menudo, la entrega se realiza en cajas muy grandes rellenas de protectores plásticos y papel burbuja que solo sirven de desperdicio.

  • facilitar la devolución de la mercancía mediante instrucciones claras en el embalaje y sistemas fáciles de recierre y reenvío

En fin, sin duda un nuevo y apasionante modo de vender del que se aprovecharán las nuevas generaciones (¡y las no tan nuevas!)



Artículos relacionados

¿Cómo influirá el incremento de e-commerce en la sociedad?
10 razones por las que crece el comercio electrónico
Supermercado online: ventajas en marketing frente al tradicional
E-commerce: soluciones para recibir los paquetes con rapidez



No hay comentarios: