6 Formas de Aumentar el Rendimiento de los Colaboradores

joven colaboradora

Una persona solo está dispuesta a dedicar tiempo y esfuerzo a una compañía si está a gusto en la misma. Y eso solo se produce si se ha conseguido generar un buen ambiente de trabajo. Las relaciones entre la empresa y los empleados se producen como las relaciones entre personas. Si alguien no te cae bien, probablemente no hagas nada por él pero si ha conseguido despertar tu cariño, probablemente, le dedicarás tiempo, energías y esfuerzo.

Así pues, qué tiene que hacer una empresa para caer bien a sus empleados. Veamos las principales métodos.


1. Procurar un entorno de trabajo agradable


Trabajar en un entorno motivador promueve la ilusión por trabajar y a la postre, la prolongación de la jornada laboral. Por ello, hay que procurar que todos los empleados tengan luz natural en su puesto y a ser posible, que se encuentre junto a una ventana. En entornos industriales, la luz que entra por las claraboyas es mucho más agradable que la mera iluminación artificial. 

Además, los despachos deben tener un número limitado de personas para evitar interferencias, como mucho, cuatro. La distancia entre las mesas, debe ser la adecuada para evitar las molestias de unos a otros, y la contaminación acústica (también por llamadas telefónicas) reducirse al mínimo.


estudio de trabajo























2. Permitir objetos personales en el puesto de trabajo


Si queremos que los empleados se sientan como en casa, debemos permitir que desplieguen detalles que les recuerden a su hogar, sus aficiones o familias. Un estricto código de estilo en las mesas de trabajo puede dar al traste con la atmósfera de cariño que queremos promover entre los empleados. Sin embargo, los puestos con fotos de hijos o parientes, dibujos de los hijos pequeños, pequeñas plantas y otros iconos permiten hacerles sentir como en su propia casa.

escritorio























3. Fomentar la comunicación personal


Los comunicados internos, buzones de sugerencias, boletines de empresa, etc. son iniciativas integradoras dentro de una organización. Sin embargo, nada hay tan motivador para los empleados que la comunicación presencial por parte de sus superiores. En este sentido, se encuadran la información periódica sobre la evolución del departamento, área o sección, los desayunos de trabajo o la presentación de resultados al conjunto de trabajadores. Las rondas por los pasillos o la política de puertas abiertas por parte de los jefes son políticas imprescindibles para fomentar un diálogo abierto con los empleados. 

4. Pagar en función del rendimiento 


Si no todos los empleados que se encuentran al mismo nivel en la empresa rinden lo mismo, sus retribuciones tampoco deberían ser iguales. Una dedicación excepcional, debería dar lugar a complementos especiales, pagados a través de bonus o retribución variable. El considerar a todos en el mismo nivel puede dar lugar a agravios comparativos que desmotiven a los más eficientes


5. Celebrar mini eventos sociales

Para crear un buen ambiente de trabajo es fundamental permitir la celebración de pequeños eventos personales. Los cumpleaños, aniversarios, nacimiento de un hijo suelen ser objeto de celebración en el café de media mañana o en el puesto de trabajo y la empresa hará bien en consentirlo. De este modo, se sentirán integrados en la empresa y trabajarán  como un verdadero equipo


6. Practicar el reconocimiento 


Una persona va a la empresa con ilusión porque se siente aceptada y querida y no hay mejor expresión para ello que el reconocimiento y el agradecimiento por el trabajo bien hecho. El revulsivo por una palabra amable y sincera es tan grande que puede que la persona vuelva a hacer un trabajo excelente tan solo por volver a conseguirlo.

Los empleados son el principal activo de una compañía y mantenerlos contentos y motivados es una excelente inversión por parte de sus superiores pues es factor de rentabilidad y crecimiento para la misma.


También te puede interesar



Imagen|mark sebastian

No hay comentarios: