Algunos Negocios para sobrevivir a la Crisis

puesto de flores

La crisis económica ha modificado en buena medida el panorama empresarial. Quizás a las grandes empresas de sectores consolidados no les ha afectado tanto. Pero lo que es cierto es que el pequeño emprendedor ha tenido que cambiar radicalmente su orientación para salir adelante. Con caídas continuadas del consumo, el papel del nuevo empresario consiste en encontrar aquellos nichos de mercado que le permitan mantener su negocio a flote. Aquí vienen algunos ejemplos.

Los negocios de la crisis


  • En época de estrecheces, la gente apenas compra ropa nueva cada temporada y va tirando con la que tiene. Entonces, quizás sea el momento de instalar un taller de costura y arreglos para que los consumidores puedan alargar la vida de sus prendas. Por ello, no es raro ver proliferar por las ciudades pequeños establecimientos de reparación o zurcido de prendas que pueden dar empleo a costureras y sastres. Las tiendas de ropa se resienten pero los pequeños talleres salen beneficiados

tienda de arreglos


  • En el mismo sentido, algunas tiendas están ofreciendo no la venta de mobiliario sino la restauración de los muebles antiguos para de este modo poder dar un aire nuevo a la vivienda sin necesidad de un gran desembolso. De este modo, en algunos establecimientos se combina la venta de muebles recién restaurados con las oferta de clases de reparación y tapizado de mobiliario antiguo. Ello puede ayudar a los consumidores a reformar y reutilizar lo que ya tienen postergando la compra de muebles nuevos


reciclaje de muebles

  • Los pequeños productores agrícolas pueden encontrar una salida rápida a sus productos si se ponen de acuerdo para abrir pequeñas fruterías. De este modo, se ahorran las enormes comisiones cobradas por los intermediarios que impulsan el nivel de precios sin dejarles apenas renta. Así, las fruterías de agricultores salpican nuestras ciudades generando de este modo un doble beneficio: unos precios más económicos para el agobiado consumidor y un mayor beneficio para el pequeño productor.

pequeña tienda de verduras


  • Por último, parece que aunque las personas no puedan realizar grandes gastos, no están dispuestos a renunciar a los pequeños placeres siempre que no sean muy caros. Así, no es raro ver cómo florecen establecimientos de bisutería de diseño, pastelerías delicatessen, tiendas de cosmética a bajo precio o establecimientos de flores, entre otros. Es decir, en época de estrecheces los consumidores deciden concederse pequeños placeres que les ayudan a sentirse mejor y a sobrellevar las vacas flacas.

tienda de flores

  • Por último, un recurso sencillo cuando las cosas van mal es trasladar un comercio físico a una tienda por internet. Los gastos de luz, dependientes e impuestos pueden hacer inviable un negocio tradicional lo que se resuelve abriendo una página de comercio electrónico. De este modo, se evita el coste de distribución mientras que se amplía el mercado potencial, incluso a consumidores internacionales.

Artículos relacionados




1 comentario:

Радомир Эра dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.