Becarios: cómo sacarles el Máximo Partido




Los becarios suelen ser personas jóvenes que están terminando los estudios o acaban de licenciarse y que necesitan foguearse en el mundo laboral. Sin embargo, su escasa experiencia no implica que solo deban dedicarse a hacer fotocopias y montar hojas de cálculo. Muy al contrario, su trabajo puede convertirse en un importante apoyo para sus superiores.

A pesar de su juventud e inexperiencia los becarios que se incorporan temporalmente a una empresa pueden constituir una inestimable ayuda para el departamento en el que se integran.  Este hecho se pone de manifiesto sobre todo en periodos de actividad punta o cuando hay que realizar actividades especiales como asistir a una Feria, preparar cotizaciones anuales para grandes cuentas u organizar convenciones, entre otras. 

Algunos consejos para dirigir a los becarios


Veamos algunos consejos para sacarles el máximo partido.



  • en primer lugar, es necesario que tengan un solo tutor que les marque las directrices de trabajo, todas orientadas en la consecución de un objetivo global. Esto no implica que no puedan colaborar con otros departamentos, pero sí que una persona tiene que seleccionar las actividades a realizar para no dispersar su atención y que toda su actividad sea útil


  • los becarios no reúnen mucha experiencia pero sí tienen una sólida formación académica y además muy reciente, si acaban de terminar sus estudios. Por ello, es recomendable asignarles tareas en las que puedan aplicar ampliamente los conocimientos adquiridos - programas informáticos, matrices, gráficos, etc. De este modo, no solo se sentirán muy útiles sino que enriquecerán notablemente la actividad de la empresa.


  • del mismo modo, si su formación ha sido buena, su actividad no puede limitarse a la ejecución de tareas repetitivas. Bien al contrario, hay que darles la oportunidad de que aporten ideas y de que tomen pequeñas decisiones poco trascendentes. Si se les ha seleccionado correctamente, al poco tiempo de comenzar ya deberían realizar gestiones sencillas como contactar con determinados clientes o proveedores o con colaboradores de más rango a los que solicitar información. Lo contrario equivaldría a desperdiciar su potencial.


  • otra característica útil de los becarios reside en su creatividad. Precisamente por no pertenecer a la empresa y desconocer el sector, no están contaminados con los hábitos más arraigados en el mismo. Por ello, se deben escuchar abiertamente las sugerencias que realicen y hacerles participar en tormentas de ideas y reuniones de creatividad

Cómo motivar a los becarios


Pero para que desarrollen plenamente su actividad, los becarios tienen que estar altamente motivados e integrados en el equipo. Para ello, podéis seguir los siguientes consejos:

  • lejos de encerrarlos en un rincón, durante las primeras jornadas hay que presentarles a todos los colaboradores con los que compartan espacio de trabajo (los de la misma planta, por ejemplo) y aquellos otros con los que van a trabajar regularmente. Cobra especial importancia que conozcan a los superiores de mayor rango (como el jefe del departamento) y que este les dé unas palabras de aliento tras su incorporación


  • es básico hacerles participar de las actividades sociales del departamento al mismo nivel que sus compañeros y superiores: el café de primera hora, el almuerzo, la cerveza al salir del trabajo, etc. De este modo, se sentirán miembros de pleno del equipo


  • se les debe invitar a todas las reuniones que sean de interés para el desarrollo de su trabajo. Ello les motivará mucho más que si tan solo es el jefe quien acude a la misma y luego, les comenta su contenido


  • además, hay que dejarles cierta libertad a la hora de redactar informes, ejecutar estudios o realizar presentaciones sin corregirles las formas constantemente. Y es que de este modo, pueden aportar gran frescura y un enfoque diferente al departamento


  • por último, no es mala idea que acompañen a su tutor en una jornada habitual de trabajo, como por ejemplo un viaje de negocios, entrevistas a proveedores o visitas a clientes. De este modo, aprenderán el empleo rápidamente por mera imitación de su superior

En conclusión, los becarios tienen ciertas limitaciones derivadas de su juventud e inexperiencia, por lo que se les debe encargar tareas sencillas. Sin embargo, tratarlos como secretarias implica desperdiciar muchas de sus capacidades que  un buen tutor debería explotar haciéndoles sentir a su vez miembros y partícipes de la empresa.


También te puede interesar

No hay comentarios: