Cómo meter un Estudio Fotográfico en una Maleta

estudio fotográfico


Los que tenemos un trabajo relacionado con marketing, encontramos a menudo oportunidades en las que podemos sacar buenas fotografías pero no disponemos del material necesario para hacerlo. Los focos de iluminación de estudio exigen de grandes maletas para su transporte que no son compatibles con viajes rápidos de negocios. Sin embargo, con algunos materiales caseros se puede montar un estudio más que aceptable que además puede caber en una maleta.


Elementos del estudio



Por muy portátil que sea nuestro estudio, siempre es necesario escoger puntos de destino que tengan suficientes tomas de luz y a ser posible portalámparas que podamos usar para la sesión. A partir de ahí, podemos montar nuestro sistema de iluminación con muy pocos elementos. Veamos cuáles:


  • tres bombillas de bajo consumo de al menos 35W de potencia (equivalentes a 250W de una estándar), de luz clara o cálida en función del reportaje que deseemos. Dos de ellas nos servirán para crear la iluminación principal y la otra, para la luz de relleno

  • uno o dos soportes de luz. Lo ideal es que en la habitación podamos disponer de una o varias lámparas con pantalla. A menudo, las pantallas pueden girarse y enroscarse de nuevo configurando así un excelente proyector de luz hacia el modelo. En la habitación tan solo hay que buscar un par de puntos de apoyo para inclinar el soporte en el ángulo apropiado. Huelga decir que las lámparas de pie son mucho más útiles al facilitar la iluminación de la cara. Pero por si no tenemos suerte de tenerlas, para configurar las luces de relleno podemos incorporar a la maleta uno o varios flexos con fijación de pinza. Por un lado, tienen la ventaja de no abultar demasiado y por otro, se pueden sujetar fácilmente a cualquier saliente como una puerta o el tablero de una mesa proporcionando gran versatilidad a la sesión 

  • una cartulina blanca.  Nos servirá para colocarla como reflector enfrente de la luz principal consiguiendo rellenar las sombras del lado peor iluminado del modelo. Podemos llevarla doblada en dos o cuatro piezas y luego desplegarla en el estudio

  • un visillo. El visillo sirve para tamizar la luz que emite la lámpara principal reduciendo la incidencia de sombras tanto en la cara como sobre la pared

  • una camiseta blanca. Ajustada a la pantalla, nos servirá para reducir en un diafragma la luz de relleno generando retratos correctamente iluminados

Como veis, todos ellos son elementos que  podemos introducir en nuestra maleta habitual sin ocupar gran espacio. Si se presenta la oportunidad, podemos utilizarlos montando un improvisado estudio y realizando fotos de buena calidad o, en cualquier caso, siempre mejores que las disparadas con flash.


Artículos relacionados

La efímera (pero apasionante) carrera de modelo
Antes de rodar ¡aprende a actuar!
4 formas de conseguir actores baratos
El vídeo demostrativo: una excelente herramienta de ventas

No hay comentarios: