Publicidad de Dibujos Animados: cuándo utilizarla



Los anuncios de dibujos animados han sido un recurso tradicional de los anunciantes desde el comienzo de la televisión. Y es que suponen una forma amable de abordar al espectador transmitiendo mensajes simpáticos a menudo acompañados de pegadizas canciones. Los primeros spots de fotogramas pintados a mano han dado paso a elaboradas animaciones en 3D que seducen al espectador pero su objeto y contenido no ha variado tanto con el tiempo.

Las animaciones se utilizan tradicionalmente para promocionar productos infantiles, tal como hemos visto tradicionalmente en firmas como Kellogg's, Conguitos, Nesquik, etc. Pero no siempre, ya que pueden arrojar muy buenos resultados también para adultos. Eso sí, tan solo deben usarse para determinados productos y segmentos de consumidores, pues de lo contrario, algún espectador podría sentirse minusvalorado. Veamos en qué casos están indicados.


1. Insecticidas y matarratas


Los elementos sobre los que actúan algunos productos son tan desagradables que simplemente no los podemos enseñar. Es lo que ocurre con insectos, piojos o cucarachas. Resulta más oportuno idealizarlos a través de dibujos por lo que habitualmente encontramos dibujos animados en los anuncios de insecticidas. En ellos, se muestra la labor exterminadora del producto pero de un modo amable y desenfadado. Resultan clásicos los spots de Raid, que han mantenido su exitosa fórmula a lo largo de las décadas




2. Productos de limpieza


La suciedad también encierra connotaciones negativas por lo que no siempre se aconseja mostrar en los spots el proceso de limpieza que se desarrolla en el hogar. Así, cuando se refiere a baños, cocinas y sobre todo, a inodoros, se hace imperativo recurrir a dibujos y animaciones que los hagan más agradables. Un recurso habitual de las empresas de detergentes y desinfectantes consiste en crear un personaje animado que se encarga de la limpieza en profundidad. Tal es el caso de Pato WC, Ballerina o Don Limpio por poner dos ejemplos que con sus consejos y evoluciones consiguen mantener reluciente la cerámica  





3. Productos íntimos


Por razones estéticas o de pudor, el empleo de algunos productos de uso íntimo tampoco pueden representarse con su imagen real. Es por ello que los artículos de higiene femenina, preservativos, colutorios etc. se presentan a menudo con dibujos o diagramas explicativos que proporciona una clara idea de su utilidad y modo de uso sin llegar incomodar a nadie. Aquí tenemos el ejemplo de un nebulizador en el que obviamente, la mucosidad propia de la persona está representada por imágenes en 3D.



4. Anuncios juveniles


Los adolescentes se encuentran en una edad en la que todavía no han abandonado la niñez para empezar a abrazar la madurez. Es por ello que los anunciantes promocionan habitualmente productos como bebidas, prendas de vestir o colonias con técnicas publicitarias más propias de la infancia que de edades más adultas. Aquí vemos un claro ejemplo de Coca-Cola en el que utiliza elaboradas imágenes animadas para atraer a su público objetivo.



Así pues, vemos que los dibujos animados siguen constituyendo un recurso muy útil en publicidad pero limitado a determinados productos y consumidores y en ningún caso, para todos. Por ello, es necesario, dosificar su uso y orientarlo a aquellos productos y grupos de consumidores en los que se obtiene la máxima eficacia.


Artículos relacionados

¿Por qué algunos anuncios simplemente no funcionan?
En tus anuncios, segmenta para vender más
Cómo redactar folletos vendedores
El vídeo demostrativo: una excelente herramienta de venta

2 comentarios:

Maru dijo...

Hoy en publicidad se están utilizando muchos los Videos Corporativos Animados para obtener un buen impacto en la gente

yisus dijo...

los dibujos animados es una de las mejores formas en la cual tu hijo puede aprender, lo hacen de una manera divertida sin sentir que es una enseñanza molesta