Trucos para comprar Barato en un Mercadillo


Comprar en un mercadillo siempre es motivo de satisfacción por las muchas gangas que se pueden encontrar. Pero en épocas de crisis su éxito si cabe, se incrementa. Una de las características de las compras en mercadillos es que los precios de los productos son negociables, es decir, el precio inicial es meramente indicativo pudiéndose pactar otro diferente: es lo que se conoce como regatear.


Así pues, una de las claves para comprar barato es conocer las técnicas del regateo. Aquí vienen algunos consejos para dominarla.


Consejos para comprar barato




  • uno de los principales consejos para comprar barato en un mercadillo es no arreglarse mucho. Más bien al contrario, es conveniente acercarse a él con prendas viejas y zapatos usados. De este modo, daremos la sensación de tener un bajo poder adquisitivo y podremos negociar mejor los precios

  • todo el mundo sabe que al final de la mañana es cuando se consiguen los grandes chollos, en parte por el cansancio del vendedor y en parte, por su interés en liquidar la mercancía. Por ello, es recomendable pasarse a última hora, si bien asumiendo el riesgo de que los productos disponibles sean menos y de peor calidad que a primera hora

  • para comprar bien es necesario saber qué artículos considera el vendedor de mayor valor y cuáles de menor. Generalmente, los que están expuestos en primera fila o bien a la vista del público pueden considerarse productos promocionales y por lo tanto, baratos. Lo mismo ocurre con los que tiene amontonados o en cubetas donde tendremos mayor margen de negociación. Sin embargo, los que están encerrados en vitrinas u otros espacios protegidos son los que considera mejores y por lo tanto, de mayor valor.

  • antes de lanzarse a comprar es conveniente echar un vistazo general a todos los objetos del puesto y definir cuáles son nuestros objetivos. En esta fase no es recomendable prestar mucha atención a nuestros artículos de interés y mucho menos, cogerlos y estudiarlos con detalle. Si no queda más remedio, cogeremos éstos pero también otros objetos del puesto para despistar al comprador de nuestra verdadera intención
antiguario
Puesto en Portobello Road (Londres)

























  • una vez tomada la decisión, es bueno realizar algunas preguntas de tanteo para ver a qué nivel de precio se están vendiendo los productos. Seguidamente, hay que coger e interesarse por artículos sofisticados y caros y ante el elevado precio, hacer gestos de sorpresa y rechazo, indicando que están lejos de nuestras posibilidades. Es importante realizar esta técnica con al menos dos artículos, empezando por el de mayor precio, antes de interesarse por nuestro objetivo. Llegados a este punto, el vendedor debería estar dispuesto a hacernos una rebaja por dos razones: 


    • se habrá dado cuenta de que tenemos interés pero que por nuestro bajo poder adquisitivo puede perder el cliente
    • al comparar un producto con otros más caros y mejores, se genera una sensación sicológica de categoría inferior, que facilita la bajada de precio

  • si el producto es barato o tenemos prisa, podemos utilizar otra técnica. Simplemente, se basa en valorar el objeto que nos interesa con cierta desgana y preguntar por su precio. Una vez obtenido, dejarlo donde estaba y marcharse del puesto. Si el vendedor está verdaderamente interesado en venderlo pedirá que hagamos una oferta por él. 


Trucos para conseguir el mejor precio


Además de las técnicas generales, existen algunos trucos básicos que nos pueden ayudar a conseguir precios más económicos en los mercadillos. Veamos cuáles.

  • sacar defectos o fallos de calidad al artículo de nuestro interés para bajar el precio. Esta técnica, siendo efectiva, es tan antigua y conocida que a pocos vendedores podremos engañar con ella. Más bien al contrario, si la practicamos, enseguida se darán cuenta de nuestro interés por comprarlo y mantendrán su precio. Sin embargo, sigue siendo una táctica útil sobre todo, si los defectos señalados son bien ciertos y visibles


    exposición de productos en un mercadillo
    Puesto en el Marché aux puces (París)
























    • comprar un lote de artículos. Generalmente, los vendedores están dispuestos a hacer un mejor precio global cuando se adquiere más de un artículo. Para hacerlo bien es importante interesarse por uno solo de los artículos, el más caro de los de nuestro interés y negociar su precio a la baja. Solo al final de la negociación, hay que introducir otros artículos de menor valor pidiendo rebajar el precio de estos últimos o un mejor precio global. El vendedor incentivado por la venta del más caro, seguramente, accederá a la bajada de precio del resto. Lógicamente, cuantos más artículos metamos en el lote mejor precio conseguiremos por lo que se aconseja negociar por todos a la vez y no comprar unos pocos y luego, seguir rebuscando

    • un truco también efectivo es el de sacar el dinero en efectivo o enseñar la cartera diciendo que es la última cantidad que nos queda. Esta técnica solo da resultado a última hora de la mañana, cuando los puestos están a punto de cerrar y parezca verosímil habernos gastado el dinero en otros productos

    • ligado con el anterior, es bueno mostrar bolsas con compras de artículos similares realizadas en otros puestos del mercadillo. Eso reforzará dos conceptos ante el comprador:

      • uno, que somos compradores y por lo tanto, podríamos llegar a adquirir más mercancía
      • dos, que ya nos hemos gastado dinero en otros puestos y por tanto, no tenemos tanto para pagar

    Artículos relacionados

    3 comentarios:

    Unknown dijo...

    ¡¡¡Me ha encantado este post!!!!

    Mil gracias!

    Anónimo dijo...

    soy vendedor de mercadillo menuda gilipollez

    Anónimo dijo...

    Ami si me funciona así que de jilipollez no tu que seras un amargado