Dónde puedes encontrar tu queso


Uno de los más exitosos libros de autoayuda empresarial ha sido ¿Quién se ha llevado mi queso?, escrito por Spencer Johnson en 1998. En el mismo se explica mediante una parábola la necesidad de estar siempre alerta ante los cambios profesionales que se suceden en la vida y tener preparadas alternativas para afrontarlos.


Efectivamente, en estos tiempos cambiantes es improbable que una persona se mantenga en su mismo puesto durante toda su carrera. Más bien al contrario, lo normal será que cambie varias veces de empresa e, incluso, de ocupación. Querer sobrevivir toda nuestra carrera con los mismos conocimientos  puede sacarnos del mercado de trabajo y enviarnos directamente al paro, por lo que tenemos que expandir nuestros horizontes. Pero ¿cómo encontrar nuevos quesos? Aquí damos algunos consejos que os pueden ser de utilidad.


1. Adquirir conocimientos innecesarios para el puesto actual.

Por decirlo de otro modo, nuestras capacidades deben estar siempre por encima del puesto que desempeñamos. Uno de los clásicos, al menos en Europa, es el estudio los idiomas que pueden abrirnos puertas de trabajo en otros países o en empresas exportadoras. Pero también podemos aumentar conocimientos en Marketing, Ventas, Calidad, Seguridad e Higiene, etc. siempre que sean materias diferentes a las que realmente necesitamos


2. Explorar nuevas tendencias 

A la hora de buscar nuevos quesos hay que estar atento a las nuevas modas sociales y realizar cursos o seminarios dirigidos a ampliar nuestros conocimientos sobre ellas. Ser pioneros en dominar una materia en alza, puede facilitarnos el acceso a un buen empleo y a una buena retribución. En nuestros tiempos, tal podría ser por ejemplo programación de apps, fisioculturismo, termalismo, deportes de riesgo, etc.


3. Cultivar amistades ajenas a la empresa

Una de las claves para encontrar trabajo es conocer a las personas que nos puedan ayudar a conseguirlo. Para ello, es necesario salir de nuestro área de comodidad y abrirnos a nuevas relaciones. Una opción sencilla es inscribirse en redes profesionales como Linkedin y participar en sus grupos. Pero también es podría ser de ayuda asistir a conferencias y cursos profesionales, inscribirse en asociaciones o servirse de nuestros amigos más influyentes


4. Cultivar aficiones 

Cultivar aficiones que puedan llegar a ser rentables en un momento dado. Mucha gente tiene hobbies que un buen día pueden servirles para conseguir empleo o montar su propia empresa. Así, hay quien adora la cocina, la jardinería, el coleccionismo o el bricolaje. Sin embargo, para que puedan ser útiles en un entorno laboral no basta con adquirir conocimientos básicos sino que hay que alcanzaun nivel de perfeccionamiento.

Para ello, se deben abordar como si se de un verdadero profesional se tratara, estudiando, probando nuevas técnicas y persiguiendo siempre la innovación y la perfección. De este modo, estaremos preparados para destacar en un nuevo trabajo cuando llegue el momento, practicando además una de nuestras actividades favoritas.

En conclusión, siempre debemos estar preparados para un posible cambio de puesto de trabajo y tener listas las capacidades necesarias para desempeñarlo. En caso contrario, podemos vernos fuera del mercado de trabajo y con escasas posibilidades de volver al mismo.



Artículos relacionados

La vida laboral en la actualidad: una carrera de fondo
Negocios para sobrevivir a la crisis
Burnout: el síndrome del quemado



imagen|Woodywonderworks

No hay comentarios: