¿Sobrevivirán las Revistas de Papel?

Revistas de papel



Por decirlo, rápida y claramente, el futuro de las revistas impresas está sentenciado. Y es que al igual que ha ocurrido con los periódicos, internet se ha revelado como un canal mucho más ágil y completo para transmitir información concreta. En sus páginas, no solo es más rápido encontrar información sino que además es más fácil acceder a artículos o páginas relacionadas, las fotografías se pueden ampliar e incorpora medios visuales avanzados como vídeos o infografías. En definitiva, internet no tiene competencia frente al papel.


Así pues, el clásico semanario del corazón, la revista del motor o de viajes o el suplemento de ocio, acabarán sin duda, saltando a la red. Pero ¿lo tienen todo perdido las revistas? Puede ser que no.


Opciones para la industria gráfica

Para sobrevivir, las revistas físicas tienen que centrarse en sus ventajas competitivas frente a los medios digitales. Y ello pasa por incorporar especialidades de impresión, objetos y texturas que internet nunca podría reproducir.


  • las técnicas de impresión sofisticadas pueden constituir un aliciente para el lector. Los dorados, plateados o barnices especiales son difíciles de reproducir en internet y el lector puede incrementar su placer visual gracias a los mismos. Lo mismo sucede con marcas de agua


  • algunos ingenios visuales pueden llegar a deleitar al lector que consume publicaciones impresas. Me refiero por ejemplo, a los  hologramas cuyo juego tan solo se llegan a apreciar moviendo el soporte con la mano. Tan solo publicaciones excepcionales como National Geographic se ha atrevido a ofrecerla a sus lectores de forma puntual. Y es que sin duda, se trata de una técnica de impresión cara pero por las que quizás el comprador esté dispuesto a pagar más


Holograma en National Geographic

  • las diferentes texturas pueden constituir un aliciente añadido a la publicación. Los relieves sobre cartulina, stampings o gofrados solo pueden apreciarse mediante el tacto. También pueden añadirse materiales especiales como telas de diferentes texturas, ya sueltas ya pegadas sobre otros soportes. Sus características las hacen aptas para publicaciones de diseño, packaging, artes gráficas, etc. si bien aportándoles algo de imaginación, podrían llegar formar parte de revistas de otras temáticas muy variadas

  • algo que ya hace de forma habitual los editores es adjuntar a las revistas regalos relacionados con su objeto como material promocional  que incrementen la experiencia de compra. Así, cremas, carteras, gafas e incluso, bikinis ya constituyen una oferta tradicional de nuestros kioskos, a menudo, ligadas a determinadas estaciones o acciones de fabricantes con las cuales consiguen dar un impulso a la venta de números escogidos


Revista con regalo

  • por último, las revistas pueden incorporar objetos especiales como adhesivos, muestras con olores, cupones recortables, etc. que además de formar parte de promociones o lanzamientos consigan atraer la atención del lector e impulsarle hacia una acción de compra


Vemos por tanto, que el futuro de las revistas impresas pasa inevitablemente por un cambio de enfoque. Para sobrevivir, no les queda mas remedio que especializarse y sofisticarse convirtiéndose en un producto utilizando todos los medios que la impresión y la distribución ponen a su alcance. En caso contrario, será internet quien consiga ocupar definitivamente su lugar.


También te puede interesar

¿Sobrevivirán los libros de papel?
Una nueva sociedad: viejos embalajes con nuevos materiales
Hacer deporte acorta la vida
De dónde proceden las buenas ideas

No hay comentarios: