El Deporte a los 40 perjudica gravemente la Salud

esquiador

Que el deporte es saludable en cualquier momento de la vida parece ser un dogma que nadie discute. Así, en la actualidad los gimnasios se han llenado de treintañeros y cuarentañeros y las calles, de corredores cercanos a los cincuenta. Sin embargo, el deporte a una cierta edad puede causar graves lesiones que impiden la realización de la actividad laboral.

He conocido a un buen número de directivos que han sufrido graves lesiones a la hora de practicar diversas modalidades deportivas. Y es que los huesos y ligamentos no están en la misma condición a los veinte que a los cincuenta y la recuperación de una lesión es mucho más lenta a determinadas edades.

Veamos cuáles son los deportes más arriesgados y que haríamos bien en evitar.


Deportes de alto riesgo a los 40


  • el ciclismo urbano o en carretera presenta ciertos riesgos pero tomando las debidas precauciones no tiene porqué afectarnos. Sin embargo, cuando hablamos de ciclismo de montaña los problemas se multiplican. Y es que una simple caída puede provocar una importante lesión en el codo, en la muñeca o en los dedos que imposibilite la ejecución del trabajo con posterioridad


ciclistas


  • el esquí es un deporte divertido para practicarlo en familia. El problema es que ejerce una peligrosa presión sobre las articulaciones inferiores, en particular, la rodilla. El terreno y la climatología son cambiantes lo que imprime gran incertidumbre al resultado. Los esfuerzos de torsión y compresión pueden dar lugar a complicadas lesiones de ligamentos que a una determinada edad, son difíciles de curar. Las lesiones en las piernas, además, impiden el desplazamiento por lo que son especialmente graves para el mundo laboral


esquiador en la pista



  • el fútbol 7 o el futbito con los amigos puede ser un divertido entretenimiento practicado una vez a la semana. Pero a determinados años, una entrada fuerte de un compañero o una mala pisada puede causar serias lesiones en los tendones de aquiles o los huesecillos del pie.
    Como en el caso anterior, las consecuencias pueden llevanos a la inmovilidad total durante muchos meses


  • el pádel parece un deporte inocente al desenvolverse en recintos pequeños y perfectamente acotados. Sin embargo, su práctica exige rápidos giros y bruscos movimientos para alcanzar y devolver la pelota. Ello puede provocar tendinitis y esguinces de rodilla, graves torceduras en los tobillos, problemas de espalda, lumbalgias e incluso, hernia discal en aquellos que lo practican

jóvenes jugando al pádel



Además de los mencionados, es de señalar que determinadas actividades cotidianas realizadas sin el necesario cuidado también pueden provocar inesperadas lesiones. Tal es el caso de coger bultos pesados sin flexionar las rodillas o el simple acto de descender por una escalera. Este último caso es más peligroso de lo que parece pues una caída puede afectar tanto a los miembros de apoyo (pies, manos y codos) como a la propia columna vertebral. Por ello, es imprescindible extremar las precauciones y agarrarse a la barandilla (siempre que exista), en el momento de bajar por una de ellas

Las mujeres y el deporte

Si el deporte a los 40 sin las suficientes protecciones es peligroso para todas las personas, el riesgo de lesión se acentúa para el género femenino. Al tener menor masa muscular y huesos más estrechos, las acciones de las chicas que involucran torsiones, impactos en las extremidades o posibles caídas pueden desembocar en graves lesiones inhabilitantes. 

Entre los problemas más habituales sufridos por las mujeres se encuentran las torceduras de tobillo, luxaciones de hombro o fracturas por sobrecarga en el pie o en la tibia. Es por ello, que por término general, se aconseja que practiquen deportes que exijan un menor nivel de actividad y competitividad.


Qué deporte practicar a los 40


Dicho esto, no quiere decir que a partir de los cuarenta no se deba practicar ninguna actividad deportiva. Como bien sabemos, el ejercicio moderado es recomendado para cualquier edad y ello incluye también a los menos jóvenes. Sin embargo, se pueden escoger ejercicios más suaves y controlados que minimizan las opciones de sufrir lesiones. Veamos algunos: 

  • la gimnasia realizada con moderación y con el preceptivo calentamiento previo no debería generar problemas a los deportistas. Además puede practicarse en un gimnasio, al aire libre o en la comodidad del propio domicilio, cuyo entorno conocemos a la perfección

  • caminar es un ejercicio moderado y saludable que puede practicarse diariamente. Realizado además en entornos naturales o en zonas verdes como parques o jardines oxigena la sangre y consigue llenarnos de vitalidad 

  • la natación constituye una actividad rítmica y simétrica que activa músculos de muy diversas zonas del cuerpo: extremidades superiores, extremidades inferiores, abdominales, cuello,.... Además, se practica en un medio fluido en el que no se ejerce ninguna presión y que consigue amortiguar cualquier movimiento brusco

Así pues, alcanzada una cierta edad debemos comenzar a pensar en cambiar nuestros hábitos deportivos lo que ni mucho menos significa dejar de hacer ejercicio. Simplemente, se trata de minimizar los riesgos potenciales que pueden llegar a causarnos graves perjuicios en el plano físico y en consecuencia, en el ámbito laboral inhabilitándonos para nuestra actividad total o parcialmente.



Más información

Lesiones más frecuentes en el esquí


También te puede interesar

Hacer deporte acorta la vida
La vida laboral en la actualidad: una carrera de fondo
El cerebro no está preparando para pensar
¿Existen profesiones masculinas y femeninas?


Imagen|Trysil

No hay comentarios: