Los Supermercados son de Hombres y las Tiendas, de Mujeres


exposición de frutas

Una reciente encuesta indica que a más de la mitad de los hombres les gusta ir al supermercado mientras que a casi ninguno les gusta ir de tiendas. En las mujeres la proporción cambia: y es que les apasiona ir de tiendas aunque también toleran ir a supermercados. ¿Cuál es la causa?


Los supermercados son de hombres



El caso es que a los hombres les gusta comprar cosas precisas y no perder mucho tiempo durante el proceso. Y en esto los supermercados, les facilitan la tarea. Para empezar tienen pasillos rectos por los que se pueden desplazar con rapidez y los productos suelen situarse siempre en la misma estantería. Además, la iluminación es clara y uniforme lo que permite una rápida identificación del envase. Por último, cuentan con amplios carros en los que pueden transportar gran cantidad de mercancía a la vez.


lineales de un supermercado



Así pues, los hombres pueden dirigirse a la sección que les interesa, escoger con rapidez los productos e introducirlos en el carro. Y todo ello, de forma autónoma sin tener que preguntar a encargados o dependientas.


Las tiendas son de mujeres


Sin embargo, la disposición de las tiendas cambia ya que están diseñadas específicamente para el género femenino. Veamos sus principales características:


tienda de ropa
  • el mobiliario es irregular combinando percheros, estanterías, mesas, islas expositoras, etc. lo que permite recorrer el espacio de una forma libre y no planificada, variando los impactos visuales a cada paso

  • tienen una iluminación delicada y orientada que permite apreciar los matices de las formas y colores de los productos. Está demostrado que las mujeres ven más colores que los hombres  y de este modo, pueden apreciar las pequeñas variaciones

  • los distribuidores suelen exponer combinaciones de productos proporcionando así ideas sobre el modo de utilizarlos que vienen muy bien al consumidor

  • suele haber mayor apoyo de personal al que se puede preguntar y comentar los detalles. Es claro que la mujer maneja mejor las técnicas de comunicación que los hombres y aprecia más los consejos a la hora de tomar decisiones

  • por último, las tiendas suelen proporcionar bonitas bolsas de tela, cartón o papel que refuerzan su imagen y fidelizan al comprador


Conclusiones


Si como hemos visto, los supermercados están diseñados para hombres, para hacerlos más agradables a las mujeres se podrían hacer algunas variaciones. Por ejemplo,


  • mostrar imágenes de combinaciones de productos, como nuevas recetas desarrolladas con ingredientes de la tienda

  • hacer más acogedora y orientada la iluminación de algunas secciones, fundamentalmente, las más femeninas como perfumería o higiene personal

  • realizar exposiciones tematizadas en mesas o plataformas situadas en el centro de áreas amplias en donde puedan escoger con libertad

  • establecer muebles expositores que se puedan rodear realizando recorridos más complejos
Como vemos, un buen planteamiento comercial puede hacer que el atractivo de los supermercados se equilibre y sea más sugerente para las mujeres. Conseguir, por el contrario, que a los hombres les llegue a gustar ir de tiendas, parece una empresa mucho más difícil...



Artículos relacionados

¿Por qué no es excitante comprar en los supermercados?
Consejos para mantener tu tienda a flote
Algunos datos que nos retratan como compradores
Ideas para recuperar el público de los hipermercados

No hay comentarios: