Dónde abrir un Hotel: la segmentación es la clave

Hotel de lujo

A la hora de abrir un establecimiento hotelero, su ubicación en la población puede constituir la clave de su éxito o su fracaso. Muchos hoteles están abocados al cierre desde el primer día de su inauguración por no haber realizado un previo ejercicio de planificación.


Segmentación: la clave del triunfo


Lo primero que debemos considerar es que no todos los huéspedes buscan el mismo tipo de hotel. Por ello, antes de plantearlo podemos hacer una segmentación por actividad: 

  • Directivos. Son miembros de empresas que realizan viajes  por motivos de negocios, realizando reuniones rápidas con sus interlocutores y partiendo sin premura. A veces, también se desplazan a ferias y congresos en los recintos situados al lado de las ciudades 

  • Viajantes. Vendedores, transportistas y profesionales que se dedican a viajar y pasan mucho tiempo en la carretera

  • Técnicos. Son miembros de empresas que las visitan para instalar o reparar maquinaria, hacer auditorías de calidad o dar formación, entre otras

  • Turistas. Su deseo es conocer los monumentos de la ciudad y las zonas gastronómicas, o visitar ¡entornos naturales cercanos como playas, montañas, paisajes, etc. 

hotel turístico
Hotel turístico

  • Familias. Por lo general, buscan zonas de ocio y diversión situadas en el centro de las ciudades
En función de la segmentación indicada, el establecimiento deberá ubicarse en una zona determinada y orientar su arquitectura y servicios a sus visitantes. La atención del personal también será clave para resultar apreciado siendo muy diferente la requerida por las familias que por los meros viajantes.


Dónde ubicar un hotel 



En consecuencia la situación ideal de un hotel variará en función del mercado al que se destina:

1. Hoteles para viajeros

Los hoteles destinados a personas en tránsito deberán colocarse junto a las vías de comunicación o a la entrada de las grandes ciudades de modo que resulte fácil entrar y a salir a las mismas. Eso es lo que ocurre con clientes como camioneros, repartidores o viajantes que tan solo quieren hacer un alto en el camino antes de continuar su ruta. Es por ello que los establecimientos no tienen que ofrecer excesivos lujos y es suficiente con que dispongan de algunos servicios básicos: la recepción, un pequeño hall y un restaurante para desayunar o cenar. Algunos son hoteles básicos o low cost que priman la cuestión económica, pero otros ofrecen instalaciones muy dignas de un correcto nivel medio.


2. Hoteles para trabajadores

Algunas personas tienen como destino de su viaje una determinada fábrica o industria. Generalmente, se trata de técnicos que van a hacer labores de instalación o mantenimiento, pero también de proveedores, consultores o formadores que van a realizar una estancia limitada en la empresa. En tales casos, encontrarán muy cómodo alojarse en el propio polígono industrial en que se ubica, de modo tengan un rápido acceso a la fábrica que visitan. Por lo general, se trata de hoteles con un amplio parking para dar cabida a los visitantes y un restaurante o cantina de nivel medio o alto ya que muchos clientes la utilizarán para sus cenas. Por lo demás, suelen ser dignos pero no muy generosos en lujos ya que se dirigen a públicos prácticos con poco tiempo para disfrutar de las instalaciones. 

hotel de polígono
Hotel de polígono






3. Hoteles para turistas


Los hoteles dirigidos a turistas tienen un enfoque radicalmente diferente a los anteriores. Los turistas desean principalmente conocer las áreas históricas y monumentales de la ciudad y en segundo término, realizar algunas compras por las calles comerciales y almorzar en restaurantes tradicionales y asequibles. Por ello, los orientados al turismo de ciudad deben situarse en zonas más céntricas de la misma, lo más cerca posible de su catedral o museos o en caso contrario, en las proximidades de bocas de metro o paradas de autobús. Lo ideal para este tipo de público es destinar para hotel edificios emblemáticos o reformados con fáciles accesos.


    hotel de negocios
    Hotel familiar y de negocios
Caso diferente representan los establecimientos para clientes de turismo natural que buscan disfrutar de las playas, ríos, montañas, etc. En este caso es conveniente que dichos establecimientos se encuentren en zonas próximas a dichos entornos eso sí con fácil acceso con coche y taxi. Lo ideal es escoger una ubicación en la que el cliente pueda disfrutar desde la habitación de parte de los paisajes que busca: el mar, el bosque, la cordillera, etc. 


hotel de playa
Hotel de playa

4. Hoteles para directivos

Algunos establecimientos están orientados a directivos y personas que trabajan en empresas. Suelen estar ocupados de lunes a viernes y se denominan habitualmente hoteles de negocios. Sus huéspedes los utilizan mientras están desplazados visitando a clientes, trabajando en otras delegaciones o asistiendo a cursos, entre otras. Suele tratarse de hoteles con buenas instalaciones, bonitas recepciones y dispositivos de ayuda como ordenadores situados en mesas. 

Los establecimientos para directivos deberán estar cerca de los centros de negocios de la ciudad con buen acceso a las principales autopistas, estaciones de tren y aeropuertos. Algunos se instalan también junto a las propias estaciones o aeropuertos y tienen bastante éxito para celebrar reuniones o seminarios entre personas que llegan desde diversas procedencias. Por último, el turismo ferial atraerá a expositores y visitantes a hoteles situados junto al propio recinto de exposición para así poder apurar la duración de la visita


5. Hoteles para familias

Los hoteles orientados familias suelen contar con amplias habitaciones con opciones de tres o incluso cuatro camas, y grandes cantinas en donde tomar fuerzas durante el desayuno. Es conveniente que se ubiquen en zonas céntricas de la ciudad próximas a museos, monumentos o centros comerciales para que permitan un rápido acceso a ellos. Mención aparte merecen los hoteles situados en la cercanía de acuaparks, zoos o parques temáticos que reciben público exclusivamente enfocado a visitar dichas instalaciones. Como las familias se desplazan en fines de semana y días festivos una buena idea es habilitar los hoteles de negocios más usados entre semana para este segundo uso, mejorando así su ratio de ocupación. 

Además, los hoteles deberán enfocarse a su público, siendo más prácticos y austeros los orientados a técnicos y profesionales y más elegantes y cómodos los dirigidos a turistas y familias.

Una ubicación meditada y unas instalaciones y servicios orientados a su público objetivo darán al establecimiento un acicate definitivo catapultando sus ventas y en definitiva, su éxito.




Artículos relacionados

Tipos de hotel a elegir por un directivo
Trucos originales para viajeros empedernidos
En tus anuncios, segmenta para vender más
Hoteles temáticos para directivos: otro aliciente del viaje

No hay comentarios: