Las mejores Actividades para dinamizar una Feria


Las ferias comerciales son eventos en los que acogemos a muchos clientes clave en poco espacio de tiempo. La inversión suele ser elevada por lo que debemos hacer el máximo esfuerzo para rentabilizarla.


Además de una adecuada decoración y selección de modelos a exponer así como de una exquisita atención a los asistentes, es conveniente desarrollar actividades durante el certamen que nos desmarquen de la competencia. A lo largo de la feria existen días y momentos de menor afluencia que son idóneos para dinamizar el stand. Por ello, el departamento de marketing debería estudiar acciones a celebrar en cada momento y distribuirlas para atraer al máximo número de visitantes. Una vez seleccionadas y organizadas, conviene darles la máxima promoción tanto internamente (dentro de la empresa) como entre los clientes con el objetivo es mantener el recinto siempre lleno de clientes motivados.

Veamos algunas ideas que nos pueden ayudar a conseguirlo.


1. El servicio de bar



Una de las virtudes de las ferias es la capacidad de relacionarnos con clientes en un entorno distendido y cordial. Un buen servicio de bar puede ser por tanto clave para cimentar nuestra relación y hacerla perdurable. Además, la invitación puede hacerse extensible a sus parejas o acompañantes haciendo el momento en algo memorable. 

Para darle el mayor atractivo, más allá de las típicas copas que puede servir cualquier stand, se puede ofrecer un surtido de tapas de diseño o platos más elaborados que hagan las delicias de los asistentes. Si el presupuesto lo permite, también se puede organizar un servicio de restaurante con cocinero que haga las delicias de nuestros mejores clientes. 



2. Una degustación


Relacionado con lo anterior, también se pueden organizar actividades culinarias que consigan atraer a nuevos clientes y fidelizar a los habituales. Una opción muy apreciada es una cata de vinos dirigida por un profesional del sector que explique los matices de cada variedad. Si queremos sacarle el máximo partido, se puede maridar con tapas o recetas específicas diseñadas para laocasión, que supongan un aliciente para los clientes. La degustación de un producto delicioso o de un artículo en boga como cupcakes, pastelitos, queso, etc. también puede constituir una buena alternativa.




Degustación de pasteles

3. Un famoso


Invitar a un personaje famoso para que comparta unos minutos con nuestros invitados en el stand suele constituir un auténtico imán para los visitantes. Su coste puede ser bastante elevado pero según la categoría de la feria puede salir muy rentable. En ese sentido, podemos vincularlo a la temática del evento (por ejemplo, un deportista en una feria deportiva) o simplemente traer un actor o modelo más o menos conocido que pueda sorprender a los presentes. 

Su actividad puede ser tan variada como firmar autógrafos, posar en un photocall, prestarse a compartir selfies o simplemente, saludar y charlar con los asistentes. Para darle la mayor categoría posible, es conveniente que un colaborador haga una presentación oficial del invitado y convocar a la prensa local y de la feria para que divulgue al máximo el acontecimiento.


firma de autógrafos
Firma de autógrafos del jugador de los Lakers Robert Horry en la feria CES 2012

4. Un concurso

Un concurso o sorteo puede constituir un aliciente añadido al día a día de la feria. El producto tiene que ser lo suficientemente atractivo para atraer a los asistentes por lo que el departamento de marketing hará bien en estrujarse el seso para conseguirlo. Puede consistir en un jamón, un balón firmado por un deportista famoso, una prenda de lujo pueden ser algunas de las opciones. 

5. Los cocktails


A última hora de la tarde, imprimiendo tan solo ligeros cambios de luz y música, el stand puede convertirse en un relajado chill out al que podemos convocar a los clientes más fieles. Entonces, un elaborado servicio de combinados y cóctels servido por barmans profesionales puede provocar un instante de descanso tras la intensa jornada. 

El momento es idóneo ya que a última hora los pasillos comienzan a despejarse y el número de visitas a los stands se reduce. Además, a esa hora podemos contar con algún públicos inesperado como aquellos clientes que exponen en otros stands y que no han podido ausentarse durante la jornada. 

6. Otros


Las actividades informales también pueden sorprender a los asistentes y dar un toque de cercanía a nuestra presencia en la feria: una (breve) celebración de cumpleaños, un premio otorgado al mejor vendedor del año o el reparto de los productos expuestos en el stand entre otras acciones, marcarán un simpático punto de inflexión en la jornada. Para ello, es conveniente promocionarlas correctamente y darles visibilidad utilizando unos altavoces y provocando aplausos entre los asistentes. 


Las ferias son momentos clave en nuestro calendario en los que se desarrolla una intensa actividad comercial. Por ello, todo lo que organicemos para sacarle el máximo provecho será de gran beneficio para la empresa. 


También te puede interesar





No hay comentarios: