Cómo diseñar un Puesto de Trabajo Saludable



Cuando trabajamos en una oficina, pasamos la mayor parte de la jornada sentados delante un ordenador. Una mala postura o incorrecta disposición del mobiliario puede provocarnos graves dolores de espalda, cuello y brazos, además de gran agotamiento físico. 


Para evitarlo, es imprescindible respetar unas sencillas reglas a la hora de colocarnos y disponer los elementos básicos de nuestro entorno de trabajo: ordenador, ratón, cajones, etc. 


Prácticas recomendables


Algunas prácticas recomendables son las siguientes:

  • mantener el cuerpo sentado en ángulo recto con la espalda firmemente apoyada en el respaldo de la silla


  • colocar la pantalla de ordenador frente a los ojos o en un ángulo ligeramente inferior




  • los codos tienen que mantenerse pegados al cuerpo y en un ángulo de 90 grados


  • las piernas también deben disponerse en ángulo recto apoyando la planta de los pies firmemente en el suelo


  • situar el teclado y el ratón del ordenador al alcance de la mano evitando así inclinarse a la hora de manejarlo

  • el material de oficina de uso más habitual también tiene que estar cercano o en un cajón lateral al que se pueda acceder con facilidad


Mobiliario de oficina


A causa de la diferente constitución física de las personas y sus movimientos, el mobiliario de oficina debe tener características muy concretas: 


  • las sillas deben ser regulables en altura y disponer de brazos ajustables para apoyarse con comodidad.  Así mismo, deben disponer de ruedas giratorias para poder desplazarse y coger objetos sin tener que levantarse. Lo ideal es que su respaldo tenga una forma ergonómica adaptándose a la curva de la espalda y sea redondeado en su parte superior para facilitar el movimiento.  




  • la pantalla de ordenador también debe poder regularse para ponerla a la altura de la mirada. Si no es posible, puede subirse a peanas profesionales o improvisadas (por ejemplo, un paquete de folios) ayudando así a su correcta disposición


  • los pies tienen que estar firmemente apoyados en el suelo durante la jornada laboral. Un reposapiés inclinado ayudará a los más bajitos a conseguirlo



  • se recomienda contar con una mesa de trabajo amplia que cuente con al menos 75 cm. de altura por su parte inferior para moverse con comodidad 


  • por fin, existen diferentes elementos que pueden ayudar a conseguir una correcta ergonomía en el puesto de trabajo: cajoneras móviles que podemos disponer en la mejor posición para acceder a ellas, atriles para mostrar documentos y evitar bajar la mirada para continuar la lectura o alas laterales para celebrar reuniones informales con compañeros de trabajo


Dos importantes parámetros que contribuyen a la comodidad del trabajo son la temperatura y la iluminación de la oficina. Se recomienda que la primera oscile entre los 17 y los 27 grados. Por su parte, la iluminación del despacho debe ser constante y uniforme a lo largo de la jornada grantizando la buena visibilidad de toda la superficie del puesto de trabajo. 

Siguiendo estas sencillas pautas conseguiremos una consistente mejora en la oficina, evitando problemas físicos e incrementando el rendimiento



Artículos relacionados




No hay comentarios: