Cómo Mantenerse en Forma los Directivos a los 50


La vida laboral es cada día más larga pero el directivo tiene que seguir trabajando a alto nivel hasta muy entrada la cincuentena. Por eso es muy importante establecer una nueva estrategia que lo mantengan activo y competente sin caer en el exceso del estrés que le lleve a la enfermedad.


Veamos algunas nuevas formas de encarar la vida y el trabajo.


1. Establecer hábitos saludables


Uno de los grandes enemigos de la salud a determinada edad es el exceso de estrés. Dado que cuesta más hacer el trabajo, es necesario establecer rutinas y horarios saludables. Por ejemplo, empezar la jornada antes y terminarla pronto reduce el cansancio físico y permite realizar actividades relajadas tras el trabajo como un paseo o una conversación familiar. A esta edad, quizás ya no aplica el trabajar denodadamente en trenes y aviones pudiendo aprovechar estos momentos para leer o descansar. Por último, se impone establecer normas claras para responder e-mails y llamadas, evitando en lo posible la angustiosa inmediatez y buscando ventanas de tiempo para contestarlos todos. 

2. Buscar un entorno agradable de trabajo

Otra de las características de los 50 es su mayor necesidad de concentración para sacar adelante el trabajo. Lo que a los 30 se podía hacer rodeado de personas hablando y teléfonos sonando, ahora requiere un entorno tranquilo en el que poder acometer las taras una tras otra y fijarlas con claridad en la memoria. Por ello, es importante buscar una mesa aislada del bullicio, en un espacio ordenado y bien decorado y, a ser posible, junto a una ventana con luz natural.

3. Promocionar y delegar

Una práctica que evitará serios problemas al directivo es delegar en sus subordinados proyectos importantes limitándose a fomentarlos y supervisar su ejecución. Pero claro, eso es imposible si antes no se ha formado y promocionado a los colaboradores superando los propios miedos e inseguridades. Un equipo profesional bien coordinado y motivado facilitará la vida al directivo que podrá cosechar los mismos (o más) éxitos en la empresa simplemente realizando un buen seguimiento. 


4. Realizar ejercicio moderado

El ejercicio relaja, tonifica los músculos y genera agradables endorfinas. En la década de los 50, ello no implica necesariamente correr medias maratones sino  mas bien, caminar por la ciudad, nadar o realizar ejercicios suaves como bicicleta, cinta andadora o estiramientos de espalda, por poner algunos ejemplos. 





5. Tomar complementos vitamínicos

A los 50 el cuerpo y la mente han perdido parte de la flexibilidad y energía que los impulsaba a los 30. Por ello, hay que complementarla con pastillas o, mejor, productos naturales que se pueden encontrar en herboristerías. Os propongo algunos: 

    • Lecitina de soja. Protege los órganos de la acumulación de grasa reduciendo el riesgo de infarto a su vez que mejora la actividad de la memoria. 

    • Levadura de cerveza. Refuerza el sistema inmunológico y regenera la flora intestinal siendo además un excelente complemento nutricional.

    • Germen de trigo. Aporta grandes dosis de energía además de ser un vigoroso alimento para los músculos.

Así pues, en un entorno en que la edad de jubilación se alarga es necesario establecer estrategias para sobrevivir en la empresa a partir de los 50. Pero modificando algunas rutinas y estableciendo claras prioridades es posible seguir triunfando y cosechar éxitos hasta edades muy avanzadas.



Artículos relacionados

La oficina del siglo XXI
Cómo ser feliz en el trabajo
Cómo motiva a tus colaboradores para que rindan más
El cerebro comienza a deteriorarse a los 45


Imagen: Mendelous shank


No hay comentarios: