Trucos para diseñar Presentaciones Excelentes

presentaciones excelentes

Las presentaciones representan excelentes oportunidades de vender nuestro producto o servicio o mejorar nuestra imagen de empresa. A menudo, se realizan a clientes pero también existen presentaciones internas en las que tenemos que vender nuestras ideas ante jefes, compañeros o miembros de otros departamentos. El tiempo concedido a las exposiciones suele ser breve. Por ello, hay que cuidar al máximo su estética y utilizar los recursos que mejor sirvan a la presentación de nuestros productos o proyectos.



Aquí vienen algunos trucos sencillos que os ayudarán a confeccionar presentaciones excelentes para vuestra audiencia.

  • reducir el logotipo, claim o marca al mínimo situándolos en una esquina de la diapositiva. En muchas ocasiones, los identificadores de la empresa ocupan un lugar preponderante en la pantalla cuando no es lo que mayor interés puede despertar en el espectador. 

  • introducir un solo concepto o idea en cada diapositiva. Recuerda que las diapositivas son gratis y que puedes usar tantas como quieras por lo que puedes perfectamente dar prioridad a la claridad exponiendo una sola idea en cada una de ellas

  • reducir al mínimo el texto integrado en cada una. El público no tiene tiempo ni interés en leer largos textos en las diapositivas por lo que tres o cuatro líneas pueden resultar suficientes para exponer las ideas principales de tu exposición. El resto de la explicación puede darse verbalmente con lo que conseguirás centrar la atención de los asistentes en tu persona. 

    excesivo texto
    ¡Esto es lo que no hay que hacer!

  • dar absoluto protagonismo a la imagen. Una imagen se entiende al instante y capta la atención del asistente mientras que los textos suelen ser arduos de leer por lo que la gente suele pasarlos por alto. Si quieres transmitir los conceptos con claridad prueba estas ideas que modifican los textos por imágenes: 

    • si vamos a hablar de clientes, es interesante insertar su logotipo. Un mosaico de logotipos es mucho más atractivo que una aburrida lista de empresas

    • a la hora de presentar países, introduce su bandera, junto con el nombre. Es mucho más intuitivo y fácil de comprender

    • a la hora de enumerar productos, resulta más efectivo mostrar una fotografía reciente y de calidad de los mismos

    • las ubicaciones y direcciones de plantas o delegaciones quedan más explícitas desplegadas sobre un mapa

imagen explicativa

  • a la hora de mostrar fotografías, es conveniente escoger imágenes icónicas, modernas, de calidad y con connotaciones positivas de modo que el cliente capte lo básico en cada impresión



  • mostrar mapas de situación si vamos a hablar de diferentes ciudades o países


mapa de situación


  • las largas listas de números son difíciles de interpretar y comprender por lo que el oyente suele dejar de prestar atención. En su lugar, merece la pena trasladar los datos a gráficos y emplear un par de frases para comentarlos. Para ello, puedes emplear gráficos de barras o círculos para mostrar situaciones presentes  y de líneas, si quieres enseñar evoluciones o tendencias. Además, te recomiendo añadir flechas de tendencias y porcentajes de incremento o descenso para hacerlos aún más claros. Un gráfico es mucho más fácil de entender que una mera retahíla de números. 

gráfico de evolución


  • mejor aún, conviene mostrar solo la cifra más importante, aquélla que queremos destacar de entre las demás y que el público interiorice y dedicarle una diapositiva completa. Si existe otra información de interés, puede explicarse oralmente

cifras destacadas


  • a la hora de mostrar evoluciones, también podemos apostar por la información gráfica introduciendo una comparativa de antes-después en la que aparezca una imagen del producto o situación antigua y otra del momento presente. Ello dejará el concepto más claro que cualquier texto explicativo

  • utilizar un solo fondo con ligeros degradados que no entorpezca la lectura ni la visualización de las imágenes. En este sentido, a la hora de introducir los distintos elementos es importante buscar el máximo contraste: para fondos claros utilizar textos con colores oscuros y para fondos oscuros utilizar letras e imágenes en blanco.

  • también conviene escoger un diseño en concreto y ceñirse a él  a lo largo de la presentación con ligeras variaciones. El número de colores empleados debe limitarse al máximo y resultar armónicos en cada diapositiva. Si tienes alguna duda, puedes acudir a los esquemas de colores complementarios para escoger la paleta más adecuada. 


  • por último, teniendo en cuenta que el objetivo de una presentación es impactar en el oyente y hacerle llegar unos mensajes concretos, es imprescincible ser original a la hora de mostrar de imágenes, textos y cifras escogiendo fotografías, tipografías y disposiciones amables pero llamativas que no dejen indiferente al público presente. 

Para hacer una buena presentación hay que ponerse en la situación del público y escoger la mejor manera de mostrar cada concepto. Requiere mucho tiempo de preparación pero es una atención que debemos a nuestra audiencia y,s obre todo, el mejor modo de aprovechar los escasos minutos que nos dedica.



También te puede interesar

Usad presentaciones zen también en la empresa 
Imágenes que impactarán en vuestras presentaciones
10 consejos para impartir charlas excelentes
4 ubicaciones sorprendentes para una convención

No hay comentarios: