Cómo diseñar un buen Catálogo de Productos

Chica ojeando un catálogo de producto


Uno de los principales instrumentos de venta utilizados por las empresas son los catálogos. Con ellos, presentan a sus clientes su oferta de productos acompañada a menudo por la tarifa de precios en vigor. Una vez al año estos documentos son revisados y editados, y se dan a conocer a los clientes activos y potenciales bien por medios físicos bien a través de la web corporativa.

El objetivo de un catálogo es presentar de una forma atractiva y visual los productos comercializados señalando sus principales características y funcionalidades. Por su impacto directo con la generación de ventas, su diseño debe ser de lo más preciso y cuidadoso. Veamos cuáles son las claves para conseguirlo.


Introducción del catálogo

  • Un catálogo debe proyectar la mejor imagen de la empresa por lo que conviene que su portada presente la máxima calidad. Para ello, se puede utilizar una bella imagen o apostar por terminaciones especiales como cartón, tela, acolchados, etc.

Portada del catálogo de Ikea

  • Las primeras páginas deben dedicarse a hacer una breve presentación de la empresa para los nuevos clientes, así como una reseña de las novedades y ventajas destacables de la nueva colección. En este punto es necesario transmitir una imagen de fiabilidad y creatividad que den suficiente confianza al cliente para que realice su compra.


  • Es conveniente que la distribución por secciones quede clara estableciendo  una página de separación entre una y otra. En este sentido, es habitual incluir en cada sección una introducción explicativa destacando las principales ventajas de la nueva temporada de modo que el cliente quede plenamente informado y tenga interés en seguir leyendo.


Contenido del catálogo de productos


  • En el interior, es importante que los productos se presenten de forma lógica agrupándolos por categorías y asociándolos a productos complementarios o que se utilizan conjuntamente. Del mismo modo resulta conveniente destacar en mayor tamaño los productos más vendibles o de mayor éxito junto a palabras del tipo Nuevo, Novedad, Oferta, etc.
Ejemplo de catálogo de producto


  • A la hora de desplegar el producto para que lo valore el cliente existen dos formas de hacerlo

    • la llamada producto en acción lo muestra tematizado en el propio entorno en el que lo va a utilizar el consumidor. Por consiguiente, en un catálogo de muebles se integraría dentro de una habitación y en uno de ropa, se mostraría vestido por modelos. De este modo, se proyecta una imagen  cálida y explicativa del producto. 

    • la otra opción, más aséptica y barata a la hora de confeccionarlo pero también más clara para el consumidor, consiste en presentar el producto aislado sobre un fondo blanco.

Gama de trajes en un catálogo de producto
Producto tematizado

Relojes en un catálogo de producto
Producto sobre fondo en blanco

            
  • Un buen catálogo tiene que detallar las características del producto que sean imprescindibles para que el consumidor se decida a comprarlo. En el caso de componentes industriales éstas comprenden las dimensiones y características técnicas: velocidad, tamaño, potencia, etc. A ellas hay que añadir las condiciones de uso de los mismos así como el modo de empleo, entre otras. En productos de consumo, la información debe centrarse más bien en sus características físicas más señalables: color, talla, sabor, ingredientes, materiales, etc.


Ejemplo de catálogo industrial
Características técnicas



  • Para hacer el catálogo plenamente comprensible a menudo es necesario incluir diagramas en los que se aprecien los diversos componentes y partes  que configuran el producto. En este punto, se aconseja ser lo más visual y didáctico posible etiquetando cada material y explicando en detalle sus principales ventajas competitivas. 
Diagrama de un colchón
Diagrama de un colchón


Datos prácticos del catálogo de productos


Por último, en la parte final del catálogo o en cada una de sus secciones es necesario indicar las condiciones de venta y entrega del material que establece la compañía.  En ocasiones, existen descuentos por cantidad o pedidos mínimos que es necesario señalar de manera clara. También es posible que la mercancía pueda encargarse por diversos canales: teléfono, email, web... En ese caso, hay que indicar claramente los números o direcciones de contacto. 

Un catálogo representa la imagen de la empresa por lo que hay que poner la máxima atención en diseñarlo atendiendo a las expectativas de nuestro público. Hay que presentar novedades, incluir fotos de calidad y redactar textos  precisos y cautivadores. De este modo, maximizaremos la atención y la afinidad 
a la marca por parte del consumidor de modo que le conduzca a ejecutar la compra.



También te puede interesar

Documentación comercial ¿qué debe llevar el vendedor?
Trucos para gestionar con éxito la cartera de producto
El vendedor y el producto: un matrimonio de éxito
Cómo diseñar folletos vendedores

1 comentario:

Anónimo dijo...

La venta por catalogo ha ayudado a much gente, entre otroas empresas oriflame cosmetics, avon, stanhome, herbalife que ayudan a mujeres y hombres que si creen en el negocio de la venta por catalogo