Cómo Eres Realmente: el Libro que te lo Explica Claramente



Conócete a ti mismo


Uno de los retos más grandes que afrontan lo hombres desde el comienzo de los tiempos es el de conocerse a sí mismos. Conocerse a uno mismo significa ni más ni menos saber cuáles son nuestros verdaderos objetivos vitales, aquellos que nos harían sentirnos plenos y realizados en caso de alcanzarlos. Del mismo modo, saber quiénes somos nos permite entender con qué virtudes contamos para conseguir nuestros objetivos así como cuáles son los frenos interiores que nos impiden llegar a ellos.

A día de hoy, esta necesidad sigue plenamente vigente y se podría afirmar que se hace más urgente que nunca que la activemos. La razón es que la generalización de la sociedad de masas, la unificación a que nos someten los medios de comunicación y el acceso a productos idénticos nos han convertido en miembros de un rebaño en el que es difícil diferenciarse. En la actualidad, individuos de todo el mundo vestimos igual, realizamos trabajos rutinarios y vemos similares series o programas de televisión. ¿Creemos realmente que conocemos nuestra maravillosa individualidad, esa que nos convierte en seres únicos e irrepetibles, dueños de un irrenunciable destino? Probablemente, no.

Cómo creemos que somos 


Los hombres tenemos un concepto muy vago de nuestra verdadera personalidad y con ese pequeño bagaje nos vamos desenvolviendo en la sociedad: tratamos con nuestra pareja y amigos, desempeñamos nuestro trabajo, disfrutamos de momentos de ocio... Pero en realidad, lo que creemos de nosotros mismos no es sino una visión limitada de nuestra realidad basada en tres factores:

  • lo que la gente piensa y dice sobre nosotros y perfilando así aquellas virtudes o defectos que nos definen y que nosotros podemos llegar a dar por ciertas

  • la imagen que nos hemos creado a base de éxitos cosechados en diversos campos de nuestra actividad. En este punto, son de gran ayuda los años que pasamos en la escuela en los que se nos convence de que somos buenos en matemáticas, malos en lengua, pésimos dibujantes, etc. Por lo tanto, posiblemente daremos por buenas estas ideas contribuyendo a la definición que hacemos de nuestras personas

  • por último, tendemos a creer que los valores que consideramos buenos y justos son también aquellos que nos definen. Por ejemplo, si pensamos que el trabajo es algo digno, posiblemente, nos creamos e intentemos dar la impresión de que somos personas muy trabajadoras. Sin embargo, analizándolo fríamente, podemos darnos cuenta de que la realidad a menudo difiere de nuestra concepción 

El problema que se nos plantea es que al no conocernos en profundidad, en ocasiones podemos asumir objetivos equivocados que nos perjudican: estudiamos una carrera que no nos gusta, nos juntamos con colegas tóxicos, nos casamos con parejas que no nos convienen, etc. Todas estas situaciones pueden transmitirnos una gran dosis de infelicidad así como la sensación de haber estado dilapidando nuestro tiempo.



Por qué la psicología no sirve


La psicología es una rama de las ciencias sociales que supone sin duda una gran ayuda para personas que tienen determinado tipo de problemas. Estos engloban casos como dificultades de relación con la pareja o la familia, fallos de rendimiento, estrés a causa del trabajo, asunción de malas rachas, etc. La psicología es capaz de aliviar la tensión de muchos matrimonios, ayudar a los niños a progresar académicamente y reconducir la presión que se genera en el puesto de trabajo, entre otras cosas. 

La corriente que se ha impuesto en esta ciencia es la llamada psicología conductista la cual ayuda a analizar las razones que han provocado las situaciones indeseadas y a ponerles remedio. Los métodos que propone se basan en solventar los problemas mediante el cambio de los procesos mentales del paciente y, sobre todo, de la modificación de su conducta ante la situación que afronta. 

Sin embargo, la psicología no entra en las causas últimas que generan los conflictos o lo que es lo mismo, en el subconsciente de las personas. Y es que a menudo los comportamientos egoístas, desconsiderados e incluso tiránicos de los individuos que afectan a su entorno proceden de traumas de su infancia o de complejos asumidos en etapas tempranas de su vida. Estos dramas interiores se quedan grabados en su subonsciente empujándole a realizar acciones que en buena medida, no puede controlar. Es por ello que a menudo la situación dolorosa logra aliviarse temporalmente pero no así el comportamiento desviado del causante.   

El libro que descubre Quién Soy


Existen muchas obras que dan pautas para mejorar nuestros intercambios, soportar los malos momentos y sentirnos mejor con nosotros mismos. Amazon y otras plataformas digitales también están llenas de libros que proponen métodos de relajación en los que podemos acceder a espacios de contemplación y bienestar intentando de este modo sobrellevar nuestros males. Sin embargo, hay pocos que muestren el camino hacia nuestro interior o lo que es lo mismo, nuestro subconsciente, para poder extraer conclusiones sobre nuestra verdadera forma de ser y así manejar nuestros retos personales.

Una obra sorprendente que aborda precisamente la forma de alcanzar un conocimiento interior de forma sencilla y clara es la titulada Cómo eres de verdad. En ella se proponen un método indirecto para adentrarnos en el subconsciente y conocer nuestros objetivos así como las fuerzas que nos impulsan hacia ellos. En concreto, el sistema que propone es fijarse en las películas de cine que más nos han emocionado pues en la actitud del protagonista y el objetivo que persigue estaríamos viendo reflejados nuestros valores y nuestras fuerzas interiores. Como se señala en la obra nuestro subconsciente se proyecta en las obras de cine que actúan como un espejo mágico en el que nos reflejamos tal como somos.

Todo un descubrimiento en estos tiempos de desorientación y un libro altamente recomendable para todos aquellos que desean desvelar realmente en los misterios de su propio yo.






No hay comentarios: