4 errores que arruinarán tu Anuncio Publicitario



Las compañías gastan millones de euros en lanzar productos y en promocionarlos a través de audiovisuales por muy diversos canales: televisión, Youtube, páginas web... Sin embargo, una campaña mal diseñada puede dar al traste con toda la inversión al pasar completamente inadvertida por el consumidor. El peor supuesto se produce cuando por la forma de transmitir el mensaje el consumidor se siente agredido o disgustado lo que se vuelve en contra de la imagen de marca de la compañía. 

Veamos las principales formas de malograr un anuncio.


1. Que no se entienda la metáfora


Como quizás sabéis, muchos guiones de anuncios se basan en situaciones ficticias que conducen al espectador a una conclusión que se pretende relacionar con las ventajas del producto. Es lo que podríamos llamar la metáfora de ventas por la que el cliente capta el mensaje de un modo simpático y divertido predisponiéndole al consumo del producto. Pues bien, el peor dolor de cabeza de un publicista es que la metáfora no se entienda. 

Este hecho ocurre en muchos anuncios, incluso, galardonados, que presentan una historia impactante o conmovedora pero que el espectador es incapaz de relacionar con el producto que anuncia. La finalidad del spot queda por tanto anulada traduciéndose en una pérdida de dinero para el anunciante. Por ejemplo, este anuncio de Campofrío es original y arriesgado pero la idea puede ser difícil de captar a la primera: la rana se reencarna en ser humano para disfrutar del jamón Campofrío (¿?)



    2. Que el contenido sea desagradable al espectador


    Muchos spots se diseñan y producen con gran esmero pero pueden introducir signos que el espectador considera desagradables. Y es que los mensajes se captan por vía del subconsciente por lo que un actor antipático, una situación de riesgo mal resuelta o un vestuario anticuado puede arruinar completamente una buena producción. Para evitarlo la agencia de publicidad tiene que fijarse no solo en lo que cuenta sino también en el modo en que está transmitiendo el mensaje

    Por ejemplo, en este anuncio de Citroën C4 el espectador puede considerar el robot demasiado aparatoso y amenazante, dos características que seguro que el anunciante no quiere que se relacionan con su producto. A ello habría que añadir el hecho de la descomposición del coche en piezas que tampoco transmite la idea de unidad, fiabilidad y artículo compacto que caracterizan al sector del automóvil.



      3. Que el entorno no conecte con el consumidor


      A menudo, las grandes multinacionales  graban anuncios en su país de origen o escogen cualquier otro por su exotismo u originalidad e intentan exportarlos al resto del mundo. El problema que se produce es que esta actuación suele chocar con culturas diferentes que pueden no identificarse con el mismo o no entender las bromas o juegos de palabras que se expresan. 

      Obrando de este modo, el consumidor puede no identificarse con los personajes, el vestuario o  el entorno en el que se desarrolla la acción y por lo tanto, no sentir ningún impulso para consumir el producto.  Por ello, uno de los retos para las multinacionales consiste en reproducir  ambientes neutros para sus anuncios que puedan valer para diferentes países y continentes. Otra opción consiste en filmar spots diferentes para cada uno de sus mercados pero obviamente esto puede encarecer enormemente el coste de la campaña. 

      Abajo podemos ver como ejemplo un anuncio de la firma alemana de coches Audi que puede parecer demasiado frío y conceptual para un apasionado conductor latino.



          4. Introducir demasiados planos en el montaje


          Los buenos anuncios pueden llevar varias jornadas de rodaje implicando diferentes escenarios y muchas tomas para cada escena. El productor se encuentra al final con un montón de material que para justificar su sueldo o esfuerzo de una manera u otra quiere introducir en el anuncio. Sin embargo, cuando solo se cuenta con 20 segundos para convencer al consumidor la claridad es un valor determinante. Así, más a menudo de lo necesario, encontramos en los anuncios infinidad de planos que impiden centrar la atención del espectador en los beneficios que transmite el producto y permitirle interiorizar el mensaje. 


          Una campaña publicitaria es una acción de Marketing en la que las empresas pueden invertir millones. Por ello, es importante planificarla con detalle para que el mensaje se transmita de forma atractiva pero sobre todo, clara y precisa a su público objetivo.


          También te pueden interesar

          ¿Por qué algunos anuncios simplemente, no funcionan?
          Objetivos de las principales Acciones Promocionales
          4 formas habituales de Publicidad Encubierta
          En tus anuncios, Segmenta para vender más

          No hay comentarios: