6 Grandes Ideas para hacer Regalos de Empresa

Bonito regalo de empresa


Hacer regalos corporativos a clientes es una sencilla técnica de Marketing con la que se premia su fidelidad a la vez que se tiene un pequeño detalle con ellos. En general los regalos de empresa son artículos de poco precio que sin embargo, representan una muestra de buena voluntad por parte de la compañía y una ofrenda al cliente como agradecimiento la relación que tiene con ella. 

Pero los regalos no solo sirven para obsequiar y fidelizar a los clientes activos sino que también pueden tener otros destinatarios: 

  • sirven para darnos a conocer a clientes potenciales con los que queremos iniciar una relación comercial

  • también se usan para agasajar a los invitados a conferencias o eventos profesionales organizados por la compañía o a los clientes que visitan nuestra fábrica o nuestras instalaciones

  • por último, con ellos podemos obsequiar a los empleados de la empresa con motivo de la convención anual de ventas, la cena de fin de año o cualquier otro evento al que queramos dar un toque motivador

El objeto de entregar un regalo de empresa es que su receptor nos recuerde cuando lo use razón por la que generalmente, llevan estampados los colores corporativos o el logo de la compañía. Existen empresas que ofrecen gruesos catálogos con multitud de objetos que se pueden convertir en regalos simplemente serigrafiando en ellos la imagen de la compañía. Su amplia oferta abarca desde bolígrafos o sudaderas hasta kits enológicos o bolígrafos de lujo. Entonces, conociendo sus ventajas y su gran aceptación por parte de sus receptores, la pregunta que nos puede venir a la cabeza es: ¿cómo debe ser el regalo de empresa ideal? Veamos las mejores opciones.

1. Regalos de empresa útiles


En una sociedad en que la mayoría de las personas disponemos de todo tipo de objetos, cada vez se hace más difícil acertar con los regalos que realizamos. Sin embargo, si queremos que el receptor tenga un recuerdo favorable de nosotros lo mejor es regalar un objeto útil, es decir, algo que pueda utilizar en su vida privada pero también, por qué no, en el curso de la actividad que desarrolla profesionalmente.

Las opciones que se nos ofrecen son variadas en ambos supuestos. Para acertar con un regalo personal nada mejor que conocer las aficiones más habituales de nuestros clientes y agasajarles con artículos que puedan emplear cuando las practican. Tal es el caso de productos deportivos como gorras, brazaletes o linternas si su pasión es el running o las marchas en bicicleta, o delantales y herramientas de cocina si lo suyo son las preparaciones culinarias.

En cuanto al ámbito profesional es difícil equivocarse si optamos por regalar artículos como USBs personalizados, presenters, ratones inalámbricos, etc. que pueden utilizar en la oficina. Siguiendo esta sencilla técnica, obtendremos un doble beneficio: que el receptor le dé una utilidad práctica y que se acuerde de nuestra compañía cada vez que lo utilice.

Set de regalos tecnoloógicos

2. Regalos de empresa profesionales


Hacer un regalo útil es una gran idea pero si además es realmente necesario para nuestro interlocutor conseguiremos dar en la diana de su satisfacción. Así que una buena opción relacionada con la anterior consiste en regalar prendas, herramientas o útiles imprescindibles para el trabajo que desempeña nuestro cliente. Sin duda, si puede dar uso a nuestro presente le concederá la máxima importancia al eximirle de tener que comprarlo o, en su defecto, al aportarle un repuesto a lo que ya tiene. 

Para dar con el objeto más útil para los miembros de nuestro mercado habrá que analizar las diferentes actividades que desarrollan dentro su profesión. Así, en el sector de la construcción el presente puede consistir en una cinta métrica, un nivel, un medidor láser o cualquier otro útil que le pueda ser de utilidad. Si nos referimos al sector industrial, el regalo óptimo puede ser un cronómetro, un chaleco de trabajo, un set de herramientas... Si nuestro mercado es el de la restauración podemos valorar artículos como un delantal, unas vinagreras, etc. En cualquiera de los casos, lo que sí resulta importante es que nuestro logo figure en el objeto de una manera clara y visible aunque preferentemente, discreta.


3. Artículos para exposición


Un regalo de empresa también puede proporcionarnos notoriedad e incrementar la retención de marca por parte de su receptor. Para conseguirlo en toda su magnitud, se hace necesario que nuestro logo y colores corporativos estén permanentemente a la vista en el entorno en que se desenvuelve. Así, una buena idea consiste en regalar objetos de escritorio como agendas, portalápices o clips o artículos que se puedan usar en el coche como ambientadores, soportes de móvil, etc.

La técnica de ofrecer regalos que se muestren en exposición es la que usan muchos distribuidores de hostelería al regalar sillas de terraza, vasos, utensilios o incluso, pequeñas neveras para uso del propietario. De este modo, no solo el cliente final puede visualizar nuestra marca constantemente sino también el hostelero que es a la postre quien compra nuestros productos.


Regalo promocional de Coca-cola


4. Regalos para compartir


Otro tipo de regalo que incrementa la vinculación afectiva con la empresa es aquel que el receptor puede entregar a su pareja o compartir dentro del ámbito de su familia. En este punto, cobran todo el protagonismo los utensilios de cocina como set de cubiertos, manoplas o sacacorchos, los productos tecnológicos - minicadenas, altavoces, etc. - o, incluso, los artículos de excursión o de playa como toallas, neveras, balones....

Planteando el regalo de empresa con esta perspectiva, conseguiremos que el cliente active el favor de sus seres queridos obteniendo de paso un importante refuerzo emocional que repercutirá positivamente en nuestra empresa. 


5. Regalos infantiles


Aunque parezca mentira, en las relaciones o foros protagonizados por sesudos y serios profesionales, también pueden tener un gran éxito los artículos dirigidos a los más pequeños de la casa. Y es que muchos compradores y directivos de mediana edad tienen hijos a los que seguro les encantará recibirlos y los más mayores, nietos de los que seguro harán las delicias. En este punto las opciones que nos ofrecen los proveedores son variadas incluyendo estuches de pinturas, libretas, peluches, pequeños juguetes, puzles, etc.

Hay que tener en cuenta que los niños son las personas más afectuosas de la casa y a los que se profesa el mayor cariño. Por ello, su alegría y contento ante cualquier pequeño detalle repercute inmediatamente en la satisfacción del adulto que de seguro la proyectará sobre nuestra compañía. 

Regalos de empresa para niños


6. Artículos cómodos


El último consejo referido a regalos corporativos no se refiere tanto al contenido o funcionalidad del objeto a entregar sino más bien a su formato. Y es que en muchas ocasiones, no pensamos en las consecuencias que supone obsequiar a nuestros clientes o invitados con productos incómodos o difíciles de transportar. En este sentido, merece la pena recordar que los artículos con filo no pueden introducirse en un avión por lo que regalar navajas suizas, tijeras o cuchillos en una convención puede resultar un problema para los asistentes que parten de viaje. Pero también lo pueden ser las botellas de vino o cava puesto que los recipientes con líquidos tampoco se pueden introducir en la cabina. 

Los productos voluminosos suelen constituir más un engorro para sus destinatarios que un bonito detalle que vayan a celebrar. Es lo que ocurre con los paraguas, los grandes objetos decorativos o los gruesos libros que representan una pesada losa para cualquiera.  Así pues, lo mejor que se puede hacer es regalar algo ligero, que sea fácil de manejar y transportar, que quepa en una maleta o en un maletín en caso de que nuestro interlocutor se encuentra en su empresa. Además, es imprescindible que sea práctico y estético y que no abulte a la hora de exhibirlo o de guardarlo en su ubicación de destino.


Hacer un regalo de empresa suele constituir un bonito detalle para nuestro destinatario. Sin embargo, para acertar con la elección antes de escoger un artículo en concreto, hazte la siguiente pregunta: ¿qué posibilidades hay de que mi cliente 
lo conserve o incluso, lo utilice, o más bien al contrario, de que se deshaga de él en cuanto pueda? Si descubres que tiene más posibilidades lo segundo, harás muy bien en cambiar de idea o habrás conseguido derrochar tanto tu tiempo como el dinero de tu compañía.


También te puede interesar


El triunfo de los Productos Inútiles

No hay comentarios: