Cómo escoger Modelo para tu Campaña Publicitaria

Modelo en una Campaña Publicitaria


A la hora de diseñar un spot o un vídeo promocional uno de sus aspectos clave son los modelos o actores que escojamos para protagonizarlo. Y es que el protagonista del audiovisual es la persona que en definitiva venderá nuestro producto y aquella con la que el público se identificará para comprarlo. Por lo tanto, tenemos que ser muy cuidadosos a la hora de seleccionar el mejor candidato. 

Cuando hablamos de modelos, podemos tender a pensar que todos tienen las mismas características: altos, guapos, con muchas curvas, etc. Pero la realidad no es esa. Lo cierto es que los rasgos físicos de los profesionales del modelaje varían sustancialmente en función del trabajo que tengan que realizar. Veamos las principales diferencias.


Características de los modelos de moda


Si algo caracteriza  las modelos especializadas en desfiles de pasarela es su figura delgada y espigada.  Su altura mínima se sitúa en torno a los 1,75 m. y se caracterizan por su elegancia y anchura de hombros sobre los que asientan las prendas a la perfección. El tamaño de pecho no es una medida determinante, prefiriéndose más bien chicas de torso plano para que no se mueva durante el desfile ni desfigure la prenda. Sus piernas largas y delgadas exhiben mejor los pantalones y constituyen un bonito pedestal para el  resto de las prendas. Por último, las modelos de pasarela suelen ser sosas e incluso, inexpresivas ya que de lo que se trata es de destacar la ropa que llevan puesta y no sus dotes interpretativas. 

En el caso masculino, lo que prima en la exhibición de una colección de moda también es la altura del modelo pero, sobre todo, sus torsos anchos y varoniles. El modelo de pasarela es musculoso en la zona del pecho y los hombros por la misma razón que las chicas: que las prendas asienten perfectamente sobre su cuerpo. Por otra parte, en el momento del desfile se les exige seriedad y falta de expresividad del mismo modo que a su contraparte femenina. Así pues, si nuestro producto está relacionado con la moda, nuestra mejor opción puede ser un modelo de pasarela pues cumple perfectamente con los requisitos que necesitamos para sacar el mayor partido a las prendas. Sin embargo, si trabajamos en otro sector quizás nuestra elección deba responder a otro tipo de características físicas o expresivas.


Modelo de publicidad
Modelo de moda


Características de los modelos de fotografía


A diferencia de las especialistas en desfiles, las modelos que realizan poses para fotografía, no tienen porqué tener una gran altura. Es por ello que encontramos muy buenas profesionales con estaturas de apenas 1,60 ó 1,65 m. Las características físicas que se requieren para este tipo de trabajos también son bastante específicas. En principio, se trata de chicas con curvas cerradas de manera que se destaque su feminidad ante la cámara, se delimite su silueta y se acentúen las sombras en las tomas en blanco y negro. La armonía facial es importante, sobre todo para los primeros planos, pero no determinante. Sin embargo, su profesión sí exige un pecho y un trasero definido, muy al contrario que para la pasarela en la que se prefieren figuras rectas. Este aspecto se evidencia en las sesiones de lencería o ropa de baño en las que deben destacar sus formas. 

Por lo tanto, si en nuestra campaña queremos promocionar productos de diseño en los que primen las imágenes expresivas (joyería, complementos, automoción) puede que nuestra mejor elección sea una de estas profesionales. Para tomar ideas y conocer buenos ejemplos de fotografía de modelos puedes acudir a portales específicos de fotógrafos de moda como litmind y fotoplatino.  

Modelo de fotografía posando
Modelo de fotografía

Rasgos de los modelos de audiovisuales


Mención aparte merecen las personas que escogemos para nuestras campañas audiovisuales que pueden ser actores profesionales pero también modelos si lo que queremos es destacar su imagen. Si esta es nuestra opción, a la hora de rodar un spot promocional, ninguna de las características enunciadas anteriormente resulta determinante. Ni los torsos ni las caderas ni la altura son rasgos que puedan hacer decantar un casting hacia ninguno de los participantes. 

Sin desdeñar una buena armonía física, lo que resulta verdaderamente determinante para un producto audiovisual es la naturalidad y la expresividad que pueda mostrar el modelo. Evidentemente, una buena figura y unos ojos expresivos siempre dan mejor ante la cámara, pero sobre todo, será su simpatía y naturalidad las que harán escoger a uno de ellos frente a los demás. Y, sobre todo, resultará imprescindible que demuestre una mínima capacidad de interpretación para desvolverse con soltura ante la cámara. 


Rodaje con modelo en un supermercado
Rodaje con modelo en un supermercado



A la hora de seleccionar el candidato ideal para nuestra campaña es imprescindible escoger la mejora opción sin invertir demasiado tiempo en el proceso. Para conseguirlo, puedes organizar un pequeño casting y pedir a los candidatos que traigan sus books profesionales. Con ellos podrás hacerte una buena idea de su potencial e incluso, te podrán aportar buenas ideas para tu campaña. Mejor que ello, es que lo visualices previamente en internet si es que han subido un videobook a Youtube o su agencia ha colgado una galería con sus fotos. En el caso de rodaje de audiovisuales, también puedes tomar referencia de los trabajos que ha realizado previamente pero en este caso, posiblemente no sea suficiente. Para asegurarte de su adecuación al papel será necesario que realicen una pequeña prueba de interpretación en la que reproduzcan parte del acting requerido.

Un aspecto a considerar es la edad de los modelos que van a participar en nuestra campaña. Como regla general lo aconsejable es que se adapten a la edad de los personajes que van a interpretar, es decir, escoger niños para los papeles infantiles, personas maduras para los roles de individuos adultos y ancianos para los papeles correspondientes a la tercera edad. Sin embargo, en muchas ocasiones escoger modelos de edades inferiores a los de sus papeles puede ofrecer óptimos resultados. Así, una pareja de treinta años suele representar de modo solvente la imagen de sensatos padres de familia, una chica de cuarenta bien maquillada puede hacer el papel de una mujer madura y un modelo en sus cincuenta puede pasar por un joven anciano. Este pequeño truco dará frescura a tus grabaciones sin menoscabar el resultado final de la campaña. 


Conclusión


Planificar una campaña publicitaria es una tarea apasionante pero su coste puede ser importante para la compañía. Por ello, es misión del departamento de marketing sacar el máximo partido a los recursos y el tiempo invertidos. Uno de los factores clave para conseguirlo es la selección del modelo que la protagonizará lo cual siguiendo estas sencillas reglas puede resultarte una tarea mucho más sencilla.


    También te puede interesar

    Cómo realizar un Casting de Modelos


    No hay comentarios: