Comparte tus Conocimientos: Sabes más de lo que Crees

Muchacha compartiendo conocimientos


Aunque llevemos muchos años desempeñando una profesión o desarrollando una carrera profesional, muchos tendemos a pensar que nos queda mucho que aprender. Y seguramente, tenemos razón. La formación continua y el reciclaje permanente son un requisito de progreso al mantenernos siempre actualizados y listos para competir con otros profesionales. Sin embargo, ello no quita para que a lo largo de nuestra trayectoria hayamos aprendido muchas técnicas y hayamos llegado a conclusiones que podemos compartir con otras personas.


En las buenas empresas existen programas Cantera por la que se atrae el talento y se contrata a jóvenes promesas para que desarrollen su carrera en ella. Durante su fase de incorporación, son los técnicos y directivos más veteranos los que imparten la formación entendiendo que son ellos los que mejor pueden transmitir los conocimientos de su propio negocio. Del mismo modo, los que llevamos un tiempo en un determinado sector podemos dar a conocer nuestra sabiduría a los novatos y al público en general ayudándole de este modo en su desarrollo.


Cómo compartir tus conocimientos


Para comenzar a publicar lo primero que tienes que hacer es identificar aquel área sobre la que has atesorado más experiencia que las demás personas, lo que suele coincidir con tu actividad profesional. No obstante, también puede consistir en una afición que hayas llegado a dominar o en una actividad que te apasione. A decir verdad, ni siquiera tiene que tratarse de una tarea aparentemente atractiva y divertida. Existen Youtubers que han conseguido atraer a miles de visitantes a su canal enseñando como desatascar un lavabo o arreglar una lavadora. Todo depende del enfoque que le des, lo ameno que seas y la pasión que pongas en compartir tus conocimientos. Ten en cuenta que para empezar a divulgar tampoco hace falta que seas un experto en la materia, solo que sepas algo más de que el resto de los mortales y que lo que vayas a contar pueda resultar de un modo u otro de interés para una parte de ellos. 

Una vez identificada el área de tu conocimiento, pregúntate cuál puede ser el público interesado en el mismo. Tu público objetivo puede ser reducido, limitándose a los estudiantes y futuros profesionales de tu sector o muy amplio si  el asunto puede ser atraer la mayoría de la población. Lo importante es saber a quién se dirige tu comunicación pues ello te permitirá escoger los canales de comunicación más apropiados. Derivado de tu público se encuentra el estilo que vayas a emplear en tus publicaciones. Ten en cuenta que no es lo mismo dirigirse a sesudos académicos o técnicos profesionales que a adolescentes o amas de casa: el ritmo y las palabras que emplees en tus publicaciones deberán ser completamente diferentes.

Una vez hecho esto, redacta una lista de subtemas o materias en las que se pueda dividir el asunto general. Te aseguro que una vez que empieces a escribir la lista te saldrán muchos más de los que pensabas en un principio y encontrarás materia para una larga temporada (piensa que si lo que vas a publicar son posts el contenido tampoco puede ser muy largo). Y ya está. Con estas sencillas armas ya puedes empezar a introducirte en el apasionante mundo de la divulgación on line.


Herramientas de divulgación


Puede que te muestres reticente a iniciarte en este camino pero lo que no puedes negar es que las herramientas que tenemos a nuestra disposición para acometerlo son enormes. Y es que la informática y las redes sociales constituyen un excelente escaparate de todo aquello que hayamos decidido mostrar a nuestro público. Y lo mejor de ello, es que son totalmente gratuitas. Así que lo único que tienes que hacer es organizar tu mente y diseñar un programa de publicaciones para obtener el máximo impacto entre tu público.

Pero en este proceso no es necesario agobiarse y comenzar a publicar largos textos. Abajo te dejo la pirámide de la divulgación por la que puedes comenzar realizando pequeñas aportaciones y si te gusta y te sientes capacitado, acabar publicando libros completos. Veamos los escalones de la misma:

Pirámide de la divulgación





Escribir un post


Para empezar  tu andadura puedes iniciarte publicando posts en la red en la que se concentre la mayor parte de tu público. Evidentemente, la más profesional es Linkedin pero la que más seguidores tiene y en donde se publicitan la mayor parte de las empresas es Facebook. Si lo tuyo es hablar y posar ante la cámara también puedes hacer tus pinitos en Youtube y mostrarte como un incipiente Youtuber y si tu producto es visualmente muy atractivo, probar a crear un perfil en Instagram o Pinterest. En cualquier caso, tu intervención en redes no tiene porqué ser larga ni frecuente. Puedes iniciar tus publicaciones a tu propio ritmo y luego, ir aumentando la periodicidad. Entre sus ventajas figuran el ir dándote a conocer frente a potenciales clientes y el ir cimentando una marca personal que siempre te va a ser de ayuda en el competido mundo profesional.


Escribir un artículo


En el momento en el que te sientas suelto en las redes puedes lanzarte a publicar breves artículos relacionados con tu actividad. Estos pueden versar sobre aspectos técnicos de la misma pero también sobre conclusiones o experiencias que hayas adquirido a lo largo de tu carrera. El artículo exige una mayor concentración para redactarlo y corregirlo pero lo cierto es que cuando está terminado produce una gran satisfacción y la sensación del trabajo bien hecho. Una vez elaborado puedes publicarlo en diferentes plataformas. Si eres miembro de Linkedin, por ejemplo, puedes hacerlo en tu propio perfil con la misma facilidad con la que publicas un post.


Crear una Web o un Blog


Si ya eres un hacha de la divulgación quizás te entre la tentación de formalizar el ritmo de tus publicaciones y de buscar una mayor cobertura entre tus lectores. Entonces puedes montarte un blog  o una página web centrada al 100% en el asunto de tu interés. Como sabes, existen dos opciones principales para montar un blog de forma gratuita: las plataformas de Wordpress (wordpress.com y wordpress.org) y la de Blogger en la que está escrito éste. Cualquier opción es buena y depende de tus ambiciones estéticas el elegir una u otra ya que Wordpress permite mucha mayor libertad creativa.


Redactar un Libro blanco


Se llama Libro Blanco o Whitepaper por su denominación en inglés al documento monográfico sobre un asunto en cuestión que es más largo que un artículo pero más breve que un libro. Generalmente, los libros blancos son redactados por las empresas para mostrar su dominio sobre una materia y para atraer y fidelizar al mayor número de clientes. Seguro que tú también sabes de un asunto en concreto mucho más que el resto de los mortales y puedes compartirlo con ellos. Tan solo tienes que ponerte a escribir para darte cuenta de ello. Existen fantásticos programas de diseño editorial como InDesign pero si eres un principiante también puedes realizarlo en Word o en un simple Power Point en donde te será más fácil añadir fondos e imágenes. Luego, puedes compartir tu libro blanco en tu red social habitual o en tu propia página web si es que tienes una. En ambos casos, puedes colgarlo como documento Pdf para que se lo descarguen los propios visitantes. Entre las principales ventajas de este soporte es que te proporcionará gran prestigio en esa materia que tan bien conoces pero que hasta ahora no se te había ocurrido compartir.


Escribir un Libro


Por último, si ya te considera un experto en la materia puedes lanzarte a escribir un documento de gran extensión o lo que es lo mismo, un libro. Como quizás ya sabes, un escrito recibe la consideración de libro cuando supera las 49 páginas y superadas las fases anteriores, llegará un momento en que no te costará ningún esfuerzo redactarlo. Eso sí para hacerlo con solvencia tienes que realizar un esquema previo del tema que quieres tratar y una división por capítulos que tengan una extensión lógica y proporcional al conjunto de la obra. Hecho esto solo te quedará redactar un documento en formato Word y transformarlo en Pdf para publicarlo gratuitamente en Amazon (existen otras plataformas pero ésta es la más popular y la que más público atrae). La ventaja de este tipo de portales es que el lector puede optar por descargarlo como e-book o bien encargarlo en formato papel. En este link encontrarás las instrucciones para dar forma al documento y en éste, consejos prácticos para publicarlo con éxito en la plataforma. Si quieres añadir una bonita portada puedes crearla tú mismo o acudir a páginas de diseñadores freelance como Fiverr en la que te la diseñarán por muy poco dinero.

Otras opciones


Una manera más gráfica de compartir tus conocimientos consiste en montar una presentación de Power Point. Seguramente, a lo largo de tu carrera ya has realizado más de una así que no te costará esfuerzo montar una específicamente para ti. Pero para darle la mayor apariencia de profesionalidad también puedes usar las plantillas gratuitas que ofrecen webs como Free Powerpoint Templates.  Posteriormente, puedes colgarla en plataformas como Slideshare y agregar un link a tus posts o artículos o en su defecto, subirla en formato Pdf a tu red o tu página web como hemos comentado en el apartado anterior.

Conclusión


Todos tenemos conocimientos que podemos compartir con los demás y en los que seguramente no habíamos reparado hasta este momento. Adentrarse en el mundo de la divulgación constituye un indudable placer al conseguir ayudar a la gente que está empezando y que busca consejo y orientación. Pero además, nos sirve para reflexionar, asentar nuestros conocimientos y forjarnos una marca personal que nos será de gran ayuda en el ámbito profesional. Te animo a que lo intentes y que diseñes y comiences a escalar tu propia pirámide de la divulgación.

No hay comentarios: