Ventajas de los Programas de Influencers Internos




La mayoría de las compañías fomentan su presencia en redes sociales para crear grupos de seguidores que en un momento dado puedan transformarse en clientes. Así, las cuentas corporativas se llenan de posts promocionando las ventajas de los productos y servicios de las empresas así como mostrando procesos y actividades relacionadas con los mismos. 

Sin embargo, la gran cantidad de impactos que reciben los internautas han propiciado un alto grado de saturación además de una creciente falta de credibilidad sobre los contenidos de las empresas. El resultado ha sido que los fabricantes han buscado el concurso de personas externas para promocionen sus marcas y productos. Este es el motivo del enorme auge de los influencers o lo que es lo mismo, personajes de prestigio en las redes sociales que divulgan marcas y artículos a cambio de una suma de dinero.

Pero la moda de los influencers también está provocando el cansancio de los internautas sabedores de que su participación siempre es interesada. De este modo es fácil entender que las compañías estén volviendo sus ojos hacia sus propios empleados para que promocionen las virtudes de sus marcas en las redes sociales. Así, los programas de Influencers internos están cobrando un inusitado auge impulsados por su bajo coste y su gran aceptación entre los internautas. Veamos sus principales ventajas.


Ventajas del programa de Influencers internos


Las ventajas que se presentan a la hora de establecer un programa de influencers internos son numerosas: 

  • En primer lugar, posiblemente, el conjunto de los empleados de una empres tenga más seguidores en una red que el perfil oficial de la misma en dicha red. Además, los trabajadores pueden contar con gran número de seguidores con perfiles de muy diversos tipo y condición. Por lo tanto, por esta vía los mensajes pueden llegar a un público más numeroso que presente además un amplio rango de edades, culturas e intereses

  • De cara a las redes, lo que diga un empleado sobre su propia empresa tiene mucha mayor credibilidad que lo que pueda afirmar una persona ajena a ella y desconocedora de sus procesos como es un influencer. Además, en este caso siempre sobrevuela la sospecha de que afirma lo que le han sugerido a cambio de pagarle una sustanciosa cantidad de dinero. Este punto adquiere la máxima relevancia cuando la participación se produce en redes profesionales como Linkedin en las que los perfiles recogen el título profesional y el historial laboral del participante

  • A diferencia de los influencers, si los empleados están suficientemente motivados pueden llegar a realizar el trabajo gratis o  cobrar muy pequeñas cantidades convirtiendo el programa en un gran negocio para la compañía. Con esta técnica puede alcanzar un público mucho mayor con sus campañas sin apenas gastar un duro

  • Además, un programa de este tipo representa una excelente ocasión para divulgar las noticias y los contenidos promocionales de la empresa entre la propia plantilla consiguiendo de este modo un mayor grado de fidelidad y de implicación con la misma. Implicar a los empleados en la divulgación de contenidos resulta muy rentable para las empresas ya que redunda en una mayor satisfacción de los trabajadores, una menor rotación de personal y una mayor retención del talento, entre otros beneficios


Cómo organizar un Programa de Influencers internos


A la hora de plantearse un programa de influencers internos lo primero que hay que definir es qué perfiles dentro de la empresa se consideran idóneos para compartir contenidos. La correcta selección de participantes dependerá tanto de nuestra tipología de empresa como del producto pudiendo recaer en departamentos tan variados como diseño, marketing, calidad, producción, logística... En todo caso, hay que escoger a aquellos que transmitan mayor credibilidad ante nuestro público y hacerlo con criterio extensivo para que alcance la máxima repercusión. 

Para testar el funcionamiento del programa, es recomendable comenzar por un reducido grupo de colaboradores y extenderlo luego al resto tras haber corregido posibles errores. Por otro lado, siempre es conveniente fomentar la participación de los jefes de los departamentos implicados para garantizar su correcta implementación.

Para la puesta en marcha es necesario seguir algunas pautas:

  • Impartir una o varias jornadas de formación a las persona que vayan a participar en el programa para comunicarles las líneas maestras del mismo, sus objetivos, su mecánica y las ventajas que pueden obtener por participar en él. Las sesiones pueden realizarse de forma presencial o telemática si bien se recomienda la participación de todos los involucrados en el programa para conseguir un máximo nivel de alineamiento e implicación 

  • Creación de un repositorio al que puedan acceder todos los participantes en el que se cuelguen los contenidos que se quiere compartir en redes. De acuerdo con la estrategia de comunicación y promocional definida por la empresa, estos pueden consistir en anuncios, fotografías, noticias, infografías, vídeos promocionales, etc. De este modo, cualquiera puede hacer uso del documento y compartirlo en redes con sus seguidores.

  • Con el fin de que puedan utilizarlo inmediatamente, es conveniente avisar a los implicados cada vez que se cuelgue un contenido, aprovechando el momento para explicar brevemente los objetivos de empresa que se persiguen con el mismo

  • Fomentar la libertad de los participantes para que publiquen el contenido en el formato que estimen conveniente e incluso, que creen contenido propio siempre que se encuentre alineado con los objetivos establecidos por la compañía y su estrategia de comunicación . 

  • En todo momento es conveniente recabar el feedback de los participantes para asegurarse de la idoneidad de los contenidos así como de su implicación en el programa. Sus sugerencias pueden representar una insustituible herramienta para lograr la optimización del programa. 

  • En los inicios del programa (y quizás luego también), conviene plantearse la entrega de algún tipo de incentivo para todos o parte de los participantes en el programa con el fin de motivar y recompensar su participación. Este puede consistir en regalos promocionales, tickets restaurante o pequeñas sumas económicas. También se puede plantear la mecánica de un concurso periódico en el que se conceda un premio al post que haya conseguido mayor número de likes, comentarios, shares, etc. 

  • Por último, siempre que se lance un programa de influencers internos es necesario que la empresa redacte y comparta con ellos su política corporativa de actuación en redes sociales. De este modo, los implicados pueden conocer las reglas de estilo que la compañía considera aceptables, los temas que la empresa fomenta así como aquéllos que no permite abordar en las publicaciones. Entre estos últimos, suelen figurar cifras de inversión o beneficios, datos personales de otros trabajadores o asuntos judiciales en los que está involucrada la compañía. 

Establecer un programa de influencers internos en la empresa constituye una excelente idea al tratarse de una iniciativa barata con la que podemos dar gran divulgación a nuestras publicaciones consiguiendo a su vez la fidelización y la máxima implicación de los trabajadores con la compañía. 

También te puede interesar



No hay comentarios: