Los empleados menos valorados son Igualmente Valiosos

 


Este es un post resumen de otras entradas que he ido publicando en este blog a lo largo del tiempo y que intenta echar luz sobre aquellos empleados de la empresa que realizan una encomiable labor y que sin embargo, no están destacados en el organigrama y por lo tanto, no reciben la atención que merecen por parte de la empresa. 

Partimos de la base de que en una organización todos los empleados tienen su rol y por lo tanto, sirven para que se mueva el engranaje de la compañía. Sin embargo, no todos reciben el mimo tipo de reconocimiento. Los directivos suelen llevarse todos lo honores y sus más estrechos colaboradores también reciben una constante atención. Además, en función del producto fabricado y la filosofía de la compañía otras posiciones como los técnicos, los vendedores o los jefes de administración también pueden contemplarse como posiciones importantes. Sin embargo, existen algunos puestos que tienen mucho que aportar a la compañía y que rara vez son considerados. Veamos los más destacados. 


Cuáles son los puestos poco valorados


  • Recepcionistas. Uno de los puestos menos valorados en una organización es el de la persona que atiende el teléfono y recibe a los visitantes a la oficina. Sin embargo, las recepcionistas desempeñan una importante misión en la empresa ya que ejercen de imagen amable y acogedora ante los clientes, proveedores y otros stakeholders. La primera impresión es la que cuenta y sobre los hombros de las recepcionistas recae la misión de ofrecer la mejor posible y de hacerla memorable para aquellos que se relacionan con la compañía.

  • Canteranos. Los jóvenes el programa Cantera son la savia nueva de la empresa, los recién incorporados que tienen por delante toda una carrera profesional. Dependiendo de cómo sea el trato que les dispense la empresa así será su sensación de pertenencia y, por lo tanto, el rendimiento que se puede esperar dentro de la misma. El desembarco de los canteranos en una compañía tiene que tratarse con el máximo mimo por parte de sus superiores haciéndoles seguimiento y proporcionándoles un continuo feedback.  De este modo se podrá aprovechar todo su potencial a la vez que se orienta su progreso dentro de la organización. 

  • Becarios. Los que llegan a la compañía para formarse durante un limitado periodo de tiempo también pueden desempeñar un importante rol en la misma. Muchas empresas utilizan a sus becarios para hacer fotocopias y distribuir los cafés a media mañana. Sin embargo, los recién licenciados llegan al mundo laboral con la mente abierta y un montón de ideas que pueden aportar para hacer progresar a la misma. A sus conocimientos técnicos aúnan un gran entusiasmo y un afán por crear e impulsar que pueden ser aprovechados por la empresa para explorar nuevas opciones y valorar sus potencialidades. Los becarios aportan altas dosis de juventud y su energía a departamentos que suelen anclados en rutinas y procesos mentales anquilosados.

  • Informáticos. Hay unos individuos en la empresa de los que solo nos acordamos cuando se nos estropea el ordenador o queremos instalar una aplicación. Me refiero a los informáticos. Los profesionales de los sistemas suelen trabajar sin descanso atendiendo a las solicitudes de todos los estamentos de la organización. Lo que nadie se para a pensar es que generalmente atesoran un buen número de conocimientos que podrían hacer la vida más fácil de los usuarios. Estos frikis del ordenador suelen conocer trucos informáticos, nuevos sistemas y formas de operar que podrían ahorrar mucho tiempo a los empleados y a sus superiores. En ocasiones, sería suficiente con contar con ellos y pedirles de vez en cuando su opinión y recoger sus ideas para aplicarlas a la empresa. 

  • Secretarias. Las asistentes del presidente de la compañía y de otros directivos se han ocupado tradicionalmente de gestionar su agenda, atender las llamadas y escribir sencillas comunicaciones. Sin embargo, en nuestros días con el avance de la tecnología su labor ha adquirido mucho más relieve. Y es que en muchas ocasiones, nos encontramos con profesionales formadas que dominan varios idiomas y que dominan perfectamente en el ámbito de las relaciones públicas. Por ello, las secretarias pueden dar impulso a los eventos que organiza la compañía, preparar viajes complejos, montar presentaciones y muchas otras labores de alto labor. Su papel puede convertirse en la de un administrativo privilegiado y de excelente coordinador dado su conocimiento de los procedimientos internos de la empresa.

  • Técnicos comerciales. Por último, dentro del departamento comercial existe una figura que rara vez recibe toda la atención que merece. Los técnicos comerciales auxilian a los vendedores resolviendo aquellos problemas técnicos a los que se enfrentan los clientes: puesta en marcha de una línea, deficiencias de envasado, fallos logísticos, etc. Sin embargo, su labor puede ir mucho más allá ya que se trata de profesionales que conocen a la perfección los productos de la empresa y el proceso de producción del mismo. Además, suelen acarrear muchos años de experiencia por lo que sus aportaciones puede darse en muy diversos campos. Así, pueden hacer análisis de la cadena logística, auditorías al cliente, realizar propuestas técnicas, ofertar paquetes de servicios de alto valor, etc. Depende del sector en el que operen se puede considerar su nivel de implicación pero de seguro que representa un excelente aporte para los clientes. 

Como vemos, existen muchos roles dentro de las organizaciones a los que apenas se saca rendimiento debido a la posición que ocupan en el organigrama. Sin embargo, la misión de Recursos Humanos y de sus respectivos superiores es conocer sus potencialidades y sacarles todo su fruto. De este modo, no solo contribuirán al crecimiento de la compañía sino también a la integración y motivación de los miembros menos valorados de la misma. 


También te puede interesar




No hay comentarios: